Noticias del español

| | |

| Ramon Solsona
La Vanguardia, España
Lunes, 23 de agosto del 2010

PALABRAS VIAJERAS: NO HAY TUTÍA

Tutía, escrito todo junto. No se refiere a ninguna tía ni a ningún otro pariente. Bien mirado, eso de la tía es extraño, porque jamás decimos 'no hay tu suegra', 'no hay tu cuñada' o 'no hay tu primo'.


Pero ¿qué diablos es la tutía? Si lo buscan en los diccionarios, lo más probable es que les diga que se trata de un óxido de cinc, lo cual no explica satisfactoriamente la expresión. Pero si tenemos en cuenta que la tutía o atutía se utilizaba para fabricar colirios y ungüentos que llegaron a ser casi una panacea para curarlo todo, entendemos que se diga «no hay tutía» cuando algo no tiene remedio o cuando alguien se ve en un atolladero.

Atutía es una variante de tutía. Se trata de una palabra tomada del árabe attuttiya, que, a su vez, procede del sánscrito. Se refugió en un giro idiomático como un recuerdo del pasado, pero otras palabras de origen árabe forman parte del vocabulario químico más habitual. El caso más claro es alcohol. Procede del árabe kuhúl, que inicialmente se refería a los polvos de antimonio yde galena que se usaban como cosmético. La forma primitiva era alcofol (alcofoll en catalán) hasta que el latín medieval fijó la forma en los principales idiomas con algunas variaciones ortográficas. ¿Cómo pasó de significar unos polvos a un líquido? A partir del siglo XVI, alcohol era un término genérico que se refería a sustancias obtenidas indistintamente por trituración, sublimación o destilación, pero que a fuerza de asociar la palabra a la destilación del vino acabó refiriéndose sólo al alcohol vínico.

Otras sustancias químicas tienen un origen árabe que a menudo hunden también sus raíces en el sánscrito y asimismo con toques latinizantes. Como almidón, alcanfor, alquitrán, almagra (o almagre, «óxido de hierro»), azogue (mercurio), álcali. También instrumentos como el matraz, la redoma o el alambique. Y, naturalmente, la alquimia, los experimentos secretos que buscaban la piedra filosofal y estudiaban la transformación de la materia. Esta palabra, alquimia, es una antigua forma griega arabizada (khymeía, «zumo») y la base etimológica de la actual química.

Almidón, alquitrán, alcanfor, almagre. Sin duda, habrán advertido que la primera sílaba de estas palabras corresponde al artículo árabe, que se fundió con el nombre, lo que es frecuente en castellano. Pero no siempre es así. Las mismas palabras en catalán son: midó, quitrà, càmfora i mangra, sin artículo. Lo mismo que, por ejemplo, camphre (francés), canfora (italiano), Kampfer (alemán), kamfer (holandés) o cánfora (portugués).

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: