Noticias del español

| | |

| Mercedes Shelmar
ABC.es, Toledo (España)
Lunes, 4 de junio del 2007

«PACHORCHO, ESTALACHE O VELAQUILO»

Probablemente, muchos lectores no conozcan términos como «pachorcho», «repiona», «faratar», «farraguto», «estalache» «andancio» o «velaquilo». Y es normal, son palabras que no se registran en el Diccionario de la Real Academia Española y que sólo se utilizan en pueblos de la comarca del Campo Arañuelo toledano.


Además, el significado es difícil de explicar y apenas comprensible para los que no viven en municipios como Alcolea de Tajo, Alcañizo, Caleruela, Herreruela, La Corchuela, Las Ventas de San Julián, Navalcán, La Calzada, Lagartera, Calera y Chozas, Oropesa, Parrillas, El Puente del Arzobispo, Torralba, Torrico, Valdeverdeja o Velada.

Diccionario del Campo Arañuelo toledano es un minucioso trabajo realizado por el profesor de Lengua y Literatura José Castaño Álvarez, con la colaboración de Eugenio González Rodríguez, ambos naturales de Herreruela, durante 35 años. «Empecé a recopilar palabras en el año 1969, cuando acabé los estudios universitarios, y día a día iba aumentando oyendo hablar a las gentes; además, muchas personas sabían que estábamos componiendo el diccionario y nos apuntaban las palabras en un papel por si no las teníamos», confiesa el autor.

Su tremendo esfuerzo para sacar a la luz este trabajo metódico y tenaz, con peculiaridades lingüísticas y locuciones de la comarca noroeste de la provincia de Toledo, ha visto por fin la luz. Tras su labor investigadora, José Castaño ha recopilado 3.550 palabras, de las que más de 800 son locuciones.

La publicación anual Agua Zarca, de la que es director y con la que está consiguiendo fondos para el proyecto de un Museo Etnológico en Herreruela, le ha proporcionado un léxico en cierta medida técnico, pues con la revista ha recopilado el vocabulario de un gran número de artesanos y oficios como fabriqueros, carpinteros, herreros, albañiles, ceramistas, los trapos o bordados o todo el vasto mundo agropecuario.

«El habla de estos pueblos guarda muchísimas concomitancias con el Arañuelo cacereño y también con la Jara toledana y extremeña», afirma Castaño, quien ha tenido presente para este trabajo los glosarios de la comarca: Cómo se habla en Lagartera, de Julián García; Un glosario de Torralba, de Santiago Zamora; Palabras torriqueñas publicadas en los folletos de las fiestas, por Felícitas Fraile, y los de dos libros referentes a Valdeverdeja, de Jesús Rodríguez y Miguel Ángel Martín. Además, también se ha servido de 150 diccionarios dialectales de toda España.

Patrimonio cultural

La publicación de Castaño se trata, precisamente, de un diccionario dialectal, de variedades diatópicas. Las palabras que lo componen son peculiares o singulares de estos pueblos. «Muchas palabras ya no se usan y no todo el mundo las conoce», asegura el autor, cuyo diccionario contribuirá a que estos términos no se conviertan en arcaísmos. A ello se une la desaparición del léxico de determinados oficios, de los juegos populares tradicionales o la mecanización del campo, que ha dado al traste con términos específicos.

«Mi objetivo era recoger el vocabulario de estos pueblos, que forma parte del patrimonio cultural de la comarca», subraya Castaño, que ha contado con la ayuda de la Diputación de Toledo y La Caixa.

Además de la parte alfabética, el volumen incluye otros contenidos de gran interés. Una monografía sobre el habla de la comarca, bibliografía y 28 páginas de dibujos a plumilla que representan enseres del hogar, aperos de labranza, piezas de cerámica, puertas, ventanas, hastiales y tapias, pilones y brocales de pozos y otras piezas de la arquitectura rural de los pueblos citados anteriormente.

En definitiva, un completísimo trabajo que interesará a todas las personas vinculadas al ámbito geolingüístico del Campo Arañuelo y que se convertirá en un instrumento indispensable para conocer la amplitud del lenguaje de esta comarca.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: