Noticias del español

| |

| Carlos René Ibacache
La Discusión (Chillán - Chile)
Domingo, 31 de diciembre del 2006.

ORTOGRAFÍA Y SEMÁNTICA

Rincón de la Academia Chilena de la Lengua


Es una lástima que los canales parlamentarios de la televisión, coloquen con minúscula los nombres propios.


Eso se contradice no sólo con las normas ortográficas, sino también con la tarea que cumplen los profesores en su proceso de enseñanza aprendizaje. Los niños observadores dejan sin respuesta a los profesores, cuando estos no tienen razones para justificar esta práctica, que también la han hecho suya los publicistas o algunos editores de libros, colocando los nombres de estos con minúsculas. Lo mismo pasa con algunos sustantivos. El caso de Dios es recurrente. La ortografía actual exige escribirlo con mayúscula. Sin embargo, cuando se pluraliza «dioses», se debe anotar con minúscula. Al respecto, en las últimas Notas Idiomáticas, sus editores incluyeron una curiosidad. «Las mayúscula- dice, por una suerte de pensamiento mágico del que solemos no ser muy conscientes, tienen un carácter reverencial. El republicano escribirá «rey» con minúscula; el monárquico, en cambio, escribirá «Rey» con mayúscula. La comisión académica nos recomienda cuidarse de esta superstición gráfica. No vaya a ocurrir lo que decía el personaje de La historia del famoso predicador Fray Gerundio de Campazas, (escrito por el español P.Francisco de Isla, 1703-1781) quien sugería escribir con una 'M' muy grande «monte» y con una 'm' muy pequeña «mosquito».

Hasta ahí nuestra incursión de hoy por la ortografía. Pensemos ahora en cómo respondió la Academia, ante la siguiente consulta: ¿Es correcto que se aplique a cosas y no sólo a personas, la palabra «involucrar»? La comisión de gramática, respondió del siguiente modo: «La pregunta es ambigua: no está claro si se pregunta por el sujeto o por el complemento directo, es decir, si se pregunta si se puede decir que una cosa involucra a alguien o si por el contrario, la duda es si se puede decir que una cosa involucra una cosa. En el primer caso, si por «cosa» se entiende un objeto material, la respuesta es no.

No es posible decir, por ejemplo, «el jardín involucra rosas y dalias» o «la cocina involucra un horno» o «la casa involucra seis niños, además de los adultos»; en cambio, si se refiere a un situación, sí es posible utilizarla, dado que uno de los significados de «involucrar» es complicar a alguien.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: