Noticias del español

| Pedro Álvarez de Miranda (El País, España)

O todos o ninguno

Duplicar los sustantivos en masculino y femenino para evitar el sexismo lingüístico lleva, en ocasiones, a situaciones agotadoras

En EL PAÍS del pasado 18 de enero se ha publicado un artículo escrito por una dirigente de un partido político. Se titula ¿Legalidad o atropello democrático? Una propuesta para Pedro Sánchez. No voy a entrar en absoluto a opinar sobre su contenido —sí, tan solo, sobre el continente lingüístico—, por lo que el nombre de quien lo firma es lo de menos.

Pertenecen a él las dos siguientes frases: «Si las ciudadanas y ciudadanos han expresado con su voto…» y «con la misma razón podría cederles un diputado o diputada socialista de ida y vuelta». En cuanto a la versión, más extensa, aparecida en la edición electrónica del periódico, contenía un ejemplo más —de los que aquí nos interesan— para añadir a aquellos: «Página [web] que cualquier lector o lectora puede consultar».

El fenómeno del desdoblamiento o duplicación de elementos lingüísticos (sustantivos, por lo común) en masculino y femenino, en aras de un igualitarismo «de género» o, lo que es lo mismo, en deseada evitación del llamado sexismo lingüístico, es algo bien conocido, ha sido y es muy comentado —aquello de «los vascos y las vascas» que decía cierto lehendakari se ha hecho casi proverbial— y hasta denostado, bien que con escaso éxito.

Leer más en elpais.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: