Noticias del español

| María José Rincón (Diario Libre, República Dominicana)

Nos paramos a pensar

Hay ciertos fenómenos lingüísticos que provocan errores ortográficos. Mal que nos pese están ahí y solo nos queda aprender a esquivar los escollos.

Uno de ellos, y peliagudo, es la homofonía. La etimología nos da pistas sobre su significado: homo– ‘igual’ y –fono ‘sonido’. Dos palabras que suenan igual son homófonas.

Además de coincidir en el sonido pueden coincidir también ortográficamente. Comparen, si no, traje ‘vestido’ y traje, primera persona del singular del pretérito perfecto simple del verbo traer.

Esta homofonía nos permite a los dominicanos hacer una fiesta de traje, jugando con ambas palabras y con sus respectivos significados en la misma expresión. Ambos trajes son homógrafos además de homófonos.

Leer más en diariolibre.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: