Noticias del español

| | |

| elnuevodia.com (Puerto Rico)

Amparo Morales: «No podemos vivir sin anglicismos»

Un nuevo diccionario documenta el uso de estos en nuestro país (Puerto Rico) y ofrece alternativas.

 

Cerca de 3500 entradas comprobarán lo que ya sabemos: nuestro vocabulario está poblado de anglicismos.

Qué palabra puede sustituirlos y cuáles términos están aceptados son cuestionamientos que contestará el nuevo Diccionario de anglicismos actuales-Fotografía desde la internet, que la especialista Amparo Morales y un equipo de investigadores de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española han creado bajo el sello Ediciones SM.

«Más que documentar los anglicismos y ofrecer alternativas, el diccionario nos hace darnos cuenta de hasta qué punto usamos la lengua inglesa y cómo la estamos usando», subraya Morales, catedrática jubilada de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, en la que fue profesora y directora del Programa Graduado de Lingüística. «Además tiene la ventaja de que nombra o da anglicismos que ya han ingresado al DRAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española)», añade.

Dos años de labor han tenido como resultado la publicación dirigida a la comunidad general, la cual se espera esté disponible a partir de noviembre.

«A la luz de los resultados obtenidos, usamos los anglicismos más de lo que nos imaginamos», asevera la miembro de número de la Academia de la Lengua Española local, «pero no es un caso extraordinario; el inglés está bien infiltrado en todo el mundo hispánico».

Lo atribuye, en gran medida, a los cambios tecnológicos, modas o ideologías que en Estados Unidos se gestan. «Es sencillo, allí reciben nombres y pasan a otros países. No siempre hay tiempo para hacer las adaptaciones, especialmente con la tecnología, cuando ya se está usando el anglicismo», indica Morales que junto a la fenecida María Vaquero realizó el abarcador Tesoro lexicográfico del español en Puerto Rico.

En algunos casos, el usuario no transa con la adaptación al español. La primera palabra que viene a la mente de Morales para ilustrarlo es whiskey, que en español podría ser güisqui.

«Ya en el mundo de la computadora tenemos muchos términos en español, como subir, copiar o transferir, que sí se están usando», resalta la especialista.

No puede estar ausente el renglón de anglicismos adaptados por el hablante que no es otra cosa que términos como printear, chatear, guachiman o bichote.

La publicación, a juicio de la integrante de la comisión lexicográfica de la Academia boricua, más bien lleva «a reconocer la situación actual del inglés con respecto al español».

No todo es negativo ni tiene que sonar a invasión o amenaza.

«Conceptos y procesos nuevos han venido a enriquecer la lengua», sostiene la especialista, «por ejemplo, piensa en el término clonación que surgió primero en el habla inglesa como cloning».

En cambio, lo que le hace un flaco servicio a la lengua es sustituir con anglicismos términos que existen en español; preferir flashlight a linterna o script a guión.

«Claro, es difícil aislarse del anglicismo, porque nosotros en Puerto Rico tenemos la particularidad de que muchas veces los objetos que nos llegan y se venden en las tiendas tienen el nombre en inglés, como es el caso de la linterna», aclara la española radicada hace más de treinta años en Puerto Rico sobre esos términos acuñados.

«Yo diría que hoy no podemos vivir sin anglicismos», afirma la lingüista ante este panorama.

Morales culmina destacando la oportunidad que ofrece el diccionario a la población joven. «Verán muchos anglicismos que usan en la vida diaria, anglicismos coloquiales del habla popular y es bueno presentarle ese otro léxico que también pueden usar», concluye la profesora que en el 2001 escribió sobre el tema en el texto Anglicismos puertorriqueños.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: