Noticias del español

| | | | | |

| Marisa Montes
El Día de Córdoba digital
Lunes, 3 de abril del 2006

«NINGUNA CULTURA HA CUIDADO SU LENGUA COMO LA SEFARDÍ»

Entrevista a Rosana de Aza


Córdoba. Cinco salas con objetos de la vida cotidiana en la cultura sefardí, así como un recuerdo para sus personalidades más importantes y sus aportaciones a la música, literatura y la lengua conforman la oferta de la Casa de Sefarad, que abrirá sus puertas al público la semana que viene.


¿Cómo surgió el poner en marcha esta Casa de Sefarad?

–Nosotros somos investigadores y coleccionistas de la cultura sefardí. Llega un momento en el que creemos que es de justicia difundir ese patrimonio cultural y la mejor forma es como exposición permanente. Una vez hicimos una muestra en Sevilla, pero vimos que los sefardíes necesitaban un espacio propio, que permitiera investigarlos. Teníamos un material interesante y queríamos que fuera una referencia para las personas que estudien en este ámbito.

¿Considera que ha habido un vacío en cuanto a la puesta en valor del legado sefardí?

–Totalmente. La cultura judía queda oculta entre el esplendor de la arquitectura musulmana y el de la cristiana que llega después. Pensamos que para Córdoba es fundamental, sobre todo ahora que aspira a la Capitalidad Cultural. El que fuera en su momento capital de Sefarad y no tuviera un referente de este tipo… Nosotros queremos acercar la cultura sefardí al público, que la gente sepa que no es ajena, que muchas recetas y romances de ahora tienen su origen sefardí y no lo sabemos. A lo largo de la Historia ha habido un desconocimiento malintencionado hacia esta cultura por motivos religiosos.

¿Qué destacaría de las aportaciones de esta cultura?

–Considero especialmente interesante el trabajo en el hilo de oro, porque es una tarea que pasa, a través de la expulsión a Marruecos, al norte de África, Estambul, Salónica… Se difunde por todo el Mediterráneo. Es un trabajo artesanal de mucha calidad. Y permanece vivo hasta la segunda década del siglo XX, cuando se empieza a industrializar el textil. También me parece importante que se haya mantenido viva la lengua judeoespañola, es como un prodigio de la naturaleza. Ninguna cultura ha mantenido y cuidado la lengua y tradiciones, incluso en sus periódicos, como lo ha hecho ésta.

Da la impresión de que tampoco se han escrito y publicado muchos libros sobre el tema, a excepción de las iniciativas surgidas en el seno de pequeños proyectos editoriales como El Almendro…

–Sí, la prueba está en que en nuestro fondo bibliográfico tenemos más libros en francés e inglés que en español. En estos países interesa más la comunidad sefardí, también propiciado porque en ellos es una comunidad más fuerte y ella misma edita e investiga. Algunas investigaciones importantes en español que hemos encontrado no son ni del país, sino que están hechas en Venezuela o en California.

Toda esta colección que ahora mostráis será fruto de un trabajo meticuloso de muchos años…

–Sí, mucho tiempo, de unos 15 años. Algunas piezas nos han llegado por herencia, otras son donaciones y otras han sido intercambios. También hemos adquirido muchas de ellas. Aunque mostramos algunas reproducciones de piezas por su interés didáctico, la gran mayoría son auténticas.

¿Sorprenderá este espacio a los cordobeses?

–Espero que sí, porque tiene muchos elementos de lo cordobés (la belleza del edificio, el patio…), tiene mucho espíritu cordobés. La visita está planteada de forma tranquila, sin iluminación agresiva, sin ruido. Y ya veremos cuando tengamos nuestra programación de actividades… Yo creo que un sector del público esperaba este tipo de cosas. Además, este proyecto será importante de cara al exterior, fortalece el potencial cultural que a Córdoba le faltaba.

¿Tienen ya cerrada la programación de actividades complementarias?

–Por ahora teníamos interés en presentar el museo coincidiendo con el 514 aniversario de la expulsión de los judíos (el decreto se publicó un 31 de marzo de 1492). Tenemos que dedicarnos a terminar de montar la exposición permanente y más tarde a la programación. Lo que sí puedo decir es que será trimestral porque queremos editarlas con antelación. Cada trimestre tendrá un concierto, una presentación de un libro y otra actividad distinta: cuentacuentos, obras de teatro… Las representaciones las haremos en español y en inglés, tres o cuatro veces al día durante una semana. Y ya estamos pendientes del Instituto Cervantes de Estambul, porque queremos presentar la primera publicación en la primera quincena de mayo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: