Noticias del español

| Fernando Ávila (El Tiempo.com, Colombia)

Naguas / El lenguaje en el tiempo

Cita: «Hola, le dije a la señora, y me devolví a las naguas de mi abuela».
Comentario: El guerrillero desmovilizado usa la palabra naguas, que ya poco se oye. Las naguas están tan pasadas de moda, al menos en el contexto urbano, como los calzones (hoy, pantis y tangas), el sobretodo (abrigo) y los zapatones (zapatos de caucho que cubrían los de cuero).

Hace medio siglo las mujeres usaban naguas, y todos entendían frases como «no tiene pa segundas naguas», que le decían al pobretón arribista, o «no ha salido de las naguas de la mamá», que le decían al inmaduro o al cobarde.

Curiosamente lexicógrafos regionales como Mario Alario di Filippo, cartagenero; Luis Lalinde Botero, paisa, o Andrés Ospina, bogotano, no registran la palabra naguas en sus respectivos diccionarios. Sí lo hacen, en cambio, Haensch y Werner, del Instituto Caro y Cuervo, en el Nuevo diccionario de colombianismos, 1993, donde definen el término naguas como ‘falda interior de mujer, generalmente de tela blanca’.

La palabra naguas está registrada también en el Diccionario de la lengua española, DRAE, como voz de origen taíno, para referirse a la ‘saya interior de tela blanca’, que en España se llama enaguas. El DRAE también la relaciona con una palabra más moderna, combinación, solo que la combinación clásica cubre todo el cuerpo femenino, mientras que las naguas cubren solo de la cintura para abajo.

Ahora bien, las auténticas naguas taínas son prendas propias de los casados (hombres y mujeres), que apenas llegan a constituir una versión maxi del guayuco o taparrabo. En cambio, las naguas usadas por damas y damitas de hace medio siglo en Bogotá cubrían con decisión hasta abajo de la rodilla.

[…]

Leer en eltiempo.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: