Noticias del español

| Álvaro Mellizo (Agencia EFE)

Nace el primer café-biblioteca para hispanohablantes en Irán

Centinela, el primer café-biblioteca para hispanohablantes de la República Islámica de Irán, abrió hoy sus puertas al público para difundir la cultura hispanoamericana y para convertirse en el punto de encuentro para la pequeña pero creciente comunidad de iraníes enamorados de la lengua española.

Ubicado en un pequeño local del centro de Teherán, este «café con libros» nace fruto del esfuerzo de tres iraníes y de su afán para «aportar un granito de arena a las relaciones entre los hispanohablantes y los persas», además de tener la ambición de ser un foco central en la difusión del español entre los ciudadanos de su país y del intercambio cultural con el mundo hispano.

«Es el primer centro de este tipo en Irán, el único para gente interesada en el mundo hispano, donde podrán practicar la lengua, leer, escuchar, ver películas o el fútbol y que sea una referencia para juntarse y ampliar amistades, todo en español», indicó a Efe Nima Nassehí, uno de los responsables de Centinela.

Según Nassehí, la idea detrás de este café era la de «centralizar» la comunidad hispanohablante iraní en un lugar, entre otras cosas para que puedan seguir hablando en el idioma que tanto les costó aprender en las universidades pero que luego no pueden aplicar en su vida diaria.

«Unas 5.000 personas aprendieron el español en Irán y cada año entran unas 150 personas a estudiar la lengua en centros de educación superior. Pero estos “hispanoconocedores” salen de la escuela y abandonan, porque no tienen capacidad de desarrollar lo que adquirieron», apuntó.

Precisamente, una de las sorpresas con las que los hispanohablantes se topan al llegar a Irán es el enorme interés que existe por España y por América Latina en el país, así como por gran nivel que demuestran los estudiantes iraníes de español, mujeres en su inmensa mayor parte.

Sin embargo, en las librerías apenas hay traducciones de libros en español, salvo algunos grandes clásicos como el Quijote o autores muy populares como Gabriel García Márquez, en su mayoría además traducidas al farsi a través de otra lengua intermediaria, generalmente el inglés o el francés.

Nazanin Nozarí, profesora de español y otra de las impulsoras de Centinela definió al local como «un lugar acogedor» para que los interesados en la lengua española «se sientan como en casa» y puedan disfrutar de su literatura.

Al igual que su socio, Nozarí apuntó que el mayor problema es la «falta de lugares para hablar» el español y que por lo tanto Centinela -nombre que une las siglas de Centro de Información de España y Latinoamérica- pretende cubrir ese vacío.

De momento, el café, que también pretende expandirse con el tiempo para ofrecer gastronomía española y latinoamericana, cuenta con una biblioteca pequeña pero muy variada y con volúmenes que van desde una biografía de Joaquín Sabina a una traducción al farsi de la poesía de Rafael Alberti, pasando por las obras completas de Camilo José Cela.

Además, sus gerentes tienen la intención de ofrecer muestras de arte, exposiciones y presentaciones de libros o traducciones, así como encuentros empresariales o comerciales entre empresas de países de habla hispana y sus socios locales.

La iniciativa, completamente privada, acepta todo tipo de fondos para su colección, ya sean libros, música o películas, y pretende organizar quincenalmente eventos culturales sobre algún país hispanohablante en cooperación con las embajadas presentes en Teherán.

 

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: