Noticias del español

| |

| Luis Peralta
Vanguardia, México
Martes, 8 de agosto del 2006

MUNDO DE PALABRAS

El uso de las palabras cambia con el tiempo. A veces una palabra deja de usarse, y se pierde para siempre; y otras veces vuelve a ponerse de moda y resurge con más fuerza que nunca. Por otra parte, el avance de la ciencia y la tecnología obligan a la creación de nuevas palabras, lo cual le da nuevos bríos al idioma.


Veamos algunos ejemplos.

Arroba

Esta palabra nació como una medida de peso en el sistema anglosajón (inglés) y se utilizó con frecuencia antes de la Segunda Guerra Mundial para referirse a «un cuarto de quintal».

Puesto que un quintal equivale a 100 libras, una arroba equivale a 25 libras.

La abreviatura para quintal consistía en dos q, cruzadas con una raya. Es decir qq (las dos qq daban a entender plural es decir «quintales»).

La abreviatura para arroba era @, de hecho lo sigue siendo.

Por ejemplo, uno anotaba 5 qq y 2 @; es decir, 5 quintales y 2 arrobas; o sea 550 libras.

La arroba @ era casi desconocida en países como México, donde desde hace mucho se emplea el sistema decimal de pesos y medidas. Es decir, se utiliza el kilogramo y la tonelada, en vez de la libra y el quintal. Pero la arroba era muy conocida en los países de El Caribe.

En tiempos recientes, la Internet decidió utilizar el signo @ para formar parte de las direcciones electrónicas. Y puesto que ese es el signo de la arroba, la vieja expresión ha vuelto a ponerse de moda como tributo a la modernidad.

¿Qué es un dígito?

Un dígito es un signo, una letra o un número entre 0 y 9. Para decirlo en el lenguaje de los expertos, un dígito es un guarismo; es decir, cualquier signo que ocupe un espacio o una forma de expresión.

Se le llama dígito (una palabra que viene de «dedo») porque se trata de signos que se pueden pulsar con un solo dedo en el teclado de una computadora o una máquina de escribir.

Por ejemplo, en Saltillo, los números telefónicos residenciales constan de 7 dígitos; digamos 4153030.

Ahora bien, si usted escribe 415-30-30 (con guiones), tal expresión consta de 9 dígitos, porque se han intercalado dos signos más (dos guiones) entre los números.

Sin embargo, aunque usted lo escriba de esa manera, los números telefónicos residenciales siguen siendo de 7 dígitos porque cuando usted marca un número telefónico, no marca guiones. En otras palabras, esos guiones están ahí como un truco para facilitar la lectura del número telefónico.

De la misma manera, las placas de los vehículos de Coahuila, constan de 7 dígitos.

Por ejemplo, la placa de un automóvil puede ser EZU-42-43 (7 dígitos).

Y la placa de una camioneta puede ser ES-424-43 (7 dígitos).

La pregunta es: para los propósitos de registro y computarización del sistema, ¿el número de la placa es con o sin los guiones —digamos EZU4243?

Se presume que los guiones entre las letras y números son sólo para facilitar la lecturade la placa, pero si para el Departamento de Placas, los guiones son parte del guarismo, entonces las placas de Coahuila constan de 9 dígitos.

Dioxina

La palabra dioxina se ha vuelto muy popular en los reportes periodísticos de sustancias tóxicas que tienen efectos cancerígenos para los humanos.

Se trata de una «familia de toxinas» derivadas de los procesos industriales. modernos. Es decir, no se refiere a una sola sustancia, sino a cualquier tóxico que incluya carbono, oxígeno y cloro.

En otras palabras, se trata de «compuestos orgánicos clorados», que por lo regular incluyen dos moléculas de oxígeno unidas a los carbonos, de ahí el nombre «dioxina» (dos oxígenos). Un ejemplo de dioxina es el tetracloro-dibenzo-p-dioxina o TCDD.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: