Noticias del español

| | |

| Mario Fumero
latribuna.hn, Honduras
Martes, 4 de mayop del 2010

MODISMOS CATRACHOS MUY CURIOSOS

Cada país hispanoparlante tiene sus peculiares modismos o más bien expresiones regionalistas que llaman la atención al viajante.


En mi transitar por el mundo latino me he encontrado en aprietos cuando algún modismo de una región lo uso en otra a la hora de dictar una conferencia, y a veces me hacen pasar serios apuros, por lo cual debemos saber y entender que nuestros modismos catrachos no son bien comprendidos fuera de nuestro entorno cultural, y es por ello que decidí hacer un artículo de esas expresiones muy hondureñas pero poco comunes en otras regiones del mundo hispano.

Comenzaré por la palabra más común y sin embargo más peligrosa si la decimos en España, y es la expresión cipote, con la cual nos referimos a un niño. Mientras que para nosotros cipote es un niño, en España se usa para referirse al órgano genital del hombre, así que decirle a un español que tiene un cipote grande, ya se pueden imaginar lo que este pensará.

Otra expresión común es el término fregar con lo cual hacemos alusión a molestar, o estar sin dinero «estoy fregado», pero fuera de aquí se entiende por lavar los trastes de cocina o asear. Cuando vamos a caminar, porque no tenemos automóvil, acostumbramos decir «me voy a pincel», lo que pincel es ir a pie, pero su sentido correcto es una brocha para dibujar. Cuando una persona se pone elegante o estrena ropa le decimos está catrín lo que equivale a estar elegante.

Cuando nos referimos a una persona ebria decimos que está bolo pero bolo en su sentido correcto es una bola de madera labrada que se usa para jugar. Si al borracho le pasó la borrachera y tiene una resaca decimos que «está de goma» y se entiende por goma la ansiedad por beber después de pasada la crisis, pero goma es un hule derivado del caucho o un preservativo. De igual forma cuando no tenemos dinero decimos «estoy hule» usando un término derivado del caucho. De igual forma le decimos al dinero pisto, término vinculado a ciertas comidas. A las fichas de 50 centavos le llamamos tostón. Cuando nos queremos referir a buscar un trabajo decimos «estoy buscando una chamba» y esta expresión no tiene sentido lingüístico fuera de nuestro contexto.

En la forma de protestar usamos expresiones muy nuestras, como por ejemplo, nos referimos a los militares con la expresión de los chepos. A los que tienen influencias les decimos «que tienen cuello» dando a entender que tienen influencias. A los que cobran sin trabajar les llamamos paracaidistas. Y antiguamente les decíamos a los camiones convertidos en autobuses baronesa.

Y para colmo, hemos introducido expresiones inglesas con sentido propio, como por ejemplo le decimos a alguien hey man y no refiriéndonos al hombre, sino a la persona o amigo. Como expresión de amistad le decimos a los colegas hey loco. A la hora de frenar decimos meté el breque y cuando hay que hacer los cambios decimos meté el cloche. En vez de decir conductor al que maneja un carro, le decimos chofer. En fin, hay mucho que decir de nuestra forma peculiar de hablar y decir las cosas, pero lo dejaremos para otra ocasión, porque también los grupos de jóvenes rebeldes o pandillas tienen un caliche o expresiones que se nos está introduciendo en nuestro léxico como una influencia subcultural, pero para ello dedicaremos un artículo especial.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: