Noticias del español

| | | | | |

| Redacción
lagaceta.com.ar, Argentina
Domingo 1 de febrero del 2009

MODIFICAN LOS TÉRMINOS PARA SENTIRSE MÁS ORIGINALES Y LIBRES

«Cada vez se usan menos palabras, menos metáforas, más signos, el lenguaje es más codificado, tiene menos valor simbólico. Y esto puede traer una deshumanización. El recurso de la lengua es lo que le permite al ser humano jugar, enamorarse, ‘volar’ con las metáforas, seducir y llegar al otro», asegura María Elena Elmiger, psicoanalista y presidenta de la Fundación Sigmund Freud.


En opinión de la especialista, estas consecuencias son causadas por la irrupción de la tecnología entre los adolescentes. La generación de los chicos de 15 y las que le siguen han incorporado a su rutina de actividades varias horas frente a la PC. Por medio del chat o de las páginas web, se conectan, charlan, intercambian fotos, se enamoran. Así como antes era necesario el contacto frente a frente, ahora la comunicación está mediada y les otorga mayor anonimato.

«La adolescencia es un pasaje de la niñez a la adultez y, necesariamente, ese cambio produce momentos de soledad. Es por eso que los adolescentes ‘inventan’ modas y códigos en los cuales reconocerse y encontrar un lugar de pertenencia», explica Elmiger.

Las infinitas posibilidades que provee la tecnología son, para los chicos, oportunidades para interactuar en nuevas plataformas y adoptar frases que, muchas veces, los adultos no comprenden. «El avance masivo de la tecnología, junto con la disminución estrepitosa de la transmisión de la cultura en tanto palabras habladas o escritas (cada vez se habla y se lee menos) está generando un aplanamiento del habla y del uso de la lengua», explica Elmiger.

La necesidad de relacionarse y de sentirse «originales» son disparadores de estas transformaciones. «Esto puede parecer un tanto contradictorio si pensamos que, a su vez, se agrupan con jóvenes que tienen los mismos gustos y creencias, como los emos o floggers», reflexiona Paulina Cerisola, profesora de Pedagogía. De todas maneras, dentro de estos grupos los adolescentes encuentran contención y espacio para armar su estilo, agrega.

Claro que la lengua es una convención que está en constante modificación. «Los jóvenes son los que más cambios traen al lenguaje. En todas las épocas sucedió esto y se relaciona con los procesos históricos; actualmente tiene que ver con internet», asevera María Stella Taboada, doctora en Letras.

El lenguaje que crean los jóvenes responde a una necesidad. «A muchos adolescentes, les agrada tener un lenguaje especial, para poder comunicarse con mayor libertad, sin tantas pautas lingüísticas propias de la lengua formal; y por supuesto, en algunas ocasiones, este lenguaje pareciera ‘casi secreto’. Esto les otorga mayor privacidad y a la vez, también un poco de exclusividad», explica Cerisola.

Pero, además, se está dando un «destape» entre este grupo etario, que hace un par de años era impensado. Chicos y chicas posando de manera provocativa frente a la cámara de fotos; imágenes que luego suben a la web para que otros jóvenes (y no tan jóvenes) las vean y comenten.

Elmiger reflexiona sobre las consecuencias que puede acarrear este empobrecimiento del lenguaje. «El achicamiento de la lengua produce que el joven no sepa a qué santo encomendarse y deba recurrir a usar su cuerpo en lugar de la metáfora; y a herir su cuerpo con drogas, estimulantes, alcohol en exceso, heridas de todo tipo, que son una pobre manera de intentar llenar un vacío», agrega.

De todas maneras, la especialista reconoce que la tecnología no sólo puede traer consecuencias nefastas y reflexiona: «También da lugar a la escritura y a la lectura; ojalá la apuesta pase por ese lado».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: