Noticias del español

| |

| Guillermo Márquez Briceño
El Panamá América (Panamá)
Jueves, 6 de septiembre del 2007

MILLONES Y BILLONES

Se está popularizando en nuestros medios de comunicación el error de llamarle billón a lo que no es más que mil millones.


Conviene aclarar que los franceses y los norteamericanos son los que llaman billón a mil millones, pero no así los españoles y los latinoamericanos estimamos que, conforme al Diccionario de la Real Academia Española de la lengua, un billón representa la suma de un millón de millones, o sea 1,000.000.000.000.

En consecuencia, conforme suman los galos y los estadounidenses, un trillón es para ellos lo que para nosotros no significa más que un billón. El trillón nuestro es un millón de billones, o sea la fabulosa suma de un uno seguido de dieciocho ceros, así: 1,000.000.000.000.000.00, cifra esta que ni el mexicano Carlos Slim ni el norteamericano Bill Gates, los dos hombres más ricos del mundo, jamás lograrían alcanzar más que soñándola.

Hemos advertido desde hace ya muchos años, que en nuestra sociedad existe una muy singular tendencia a repetir cualquier palabra que alguien use y se haya puesto en circulación por primera vez.

En tales casos, ante de repetirla, lo juicioso sería consultar un diccionario para verificar si la palabra existe, y si existe, darse cuenta de que no significa lo que se creyó que era.

Ejemplo: Las ya acuñadas expresiones incentivar y promocionar que siempre nos han parecido horrendo disparate y no figuran en el Diccionario de la Real Academia Española de la lengua, parecen haber sepultado para siempre a las muy correctas estimular y promover.

Y la palabra empleomanía, que sí aparece en el diccionario frecuentemente se usa para indicar, erróneamente, creación de puestos de trabajo cuando lo que significa es la manía de estar persiguiendo empleo en la burocracia.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: