Noticias del español

| | | | | | | | |

| Agencia Efe

Mi primer Quijote en japonés, un libro de acercamiento al mundo cervantino y a la lengua española

El escritor español José María Plaza presentó en Tokio la traducción japonesa de Mi primer Quijote, un libro que acerca la figura magna de la literatura española ahora también a los amantes de Cervantes en Japón.

La presentación se realizó en la prestigiosa Universidad de Sofía de Tokio, ante un público compuesto principalmente por autoridades académicas y estudiantes de español.

El traductor de Mi primer Quijote es Masashi Suzuki, profesor de la Universidad de Okinawa y especialista en Cervantes que, según confesó, empleó un año para verter este libro al idioma nipón.

José María Plaza (1964) es autor de más de treinta obras, sobre todo de literatura infantil y juvenil, entre ellas No es un crimen enamorarse y Yo quiero ser Raúl, que también está traducido al japonés y que versa sobre un muchacho que quiere seguir el rumbo del famoso futbolista del Real Madrid.

El encargado de presentar Mi primer Quijote fue Antonio Ruiz Tinoco, catedrático del departamento de Español y director del Centro de Estudios Hispánicos de la Universidad de Sofía.

Según Ruiz, si para los españoles leer el Quijote es una aventura muy compleja, para los japoneses resulta prácticamente imposible, sobre todo a la hora de traducir toda su trama.

Por ello, «era necesaria una versión como ésta, que sintetiza y actualiza, clarifica y a la vez mantiene el espíritu de Cervantes».

Con esta traducción, los japoneses que estudian español, «que cada vez son más», pueden acercarse al mundo del Quijote, que es «una manera de introducirse» en la cultura española.

El libro, que en España ha vendido cerca de 100.000 ejemplares, se tradujo primero en China y después en Corea del Sur, y dentro de unos meses aparecerá en árabe.

En una entrevista con Efe, Plaza subrayó su objetivo divulgativo al escribir «Mi primer Quijote».

«Yo hice este libro pensando en los lectores españoles que no se animaban a leer el Quijote porque les desbordaba, empezando por su lenguaje. Quise acercárselo», explicó.

Plaza confesó a Efe que él mismo fue «un mal lector del Quijote» y que le costó «muchísimo» adentrarse en él.

Según Plaza, «aquí, en Japón, todo el mundo conoce la figura de don Quijote, pero en realidad sólo se acuerdan de la escena de los molinos y no se hacen un idea, ni siquiera vaga, de lo que significa realmente el libro».

«Creo que con esta versión, los japoneses pueden conocer y comprender a Cervantes y conectar con las raíces de la cultura española, porque el Quijote en el fondo está en todos nosotros», aseveró.

Recordó que en Japón hay cuatro traducciones directas del Quijote de Cervantes, «pero incluso la mejor es inaccesible para muchos de sus lectores nipones, debido a su complejidad».

Plaza ha aprovechado su estancia en Japón para presentar también, esta vez en español, su último libro: Misión Oriente. La aventura de Francisco de Javier, novela publicada en España en mayo sobre el jesuita navarro, el primer evangelizador del país del Sol Naciente.

«He querido coincidir con el quinto centenario de su nacimiento que se cumple este año. Es una novela sobre su vida, que hace especial hincapié en el viaje por la India y su estancia en Japón», dijo Plaza a Efe.

El escritor insistió en que «Francisco Javier es el primer occidental que se ocupó de Japón y permitió que este país fuera conocido en Europa por sus cartas, que se leían en los púlpitos de todas las iglesias de la cristiandad».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: