Noticias del español

| | |

| Félix Albisu
prensa-latina.cu, Cuba
Domingo, 17 de octubre del 2010

MÉXICO: LOS FRANCESES YA NO SON LOS GABACHOS

Cuando se escucha por primera vez el término gabachos en conversaciones con mexicanos, cualquiera piensa que se habla de franceses, pero no: en tierras aztecas a los galos ya no se les llama así, ahora son los estadounidenses.


Esa denominación sigue siendo despectiva, como cuando el vocablo se puso de moda en España para llamar así a los del otro lado de los Pirineos.

Más que yanquis, gringos, usacos o cocacolenses, como se utilizó en otros tiempos para referirse a quienes provenían del otro lado del río Bravo, los de Estados Unidos son en estos tiempos, en México, esos gabachos.

Se afirma que el origen de la palabra viene de quienes vivían en Francia, en las márgenes del río Gave.

Otra acepción refiere que su esencia podría estar relacionada con la palabra khawaja, como denominaban los árabes a los europeos cuando invadieron la Península Ibérica.

También se plantea que se trata de una palabra prerromana, la cual indistintamente significa cultivo o bocio, en tanto otros diccionarios la relacionan con el término occitano gavatx (grosero, que habla mal el idioma local).

Algunos lingüistas la creen una variante que se usó en los Pirineos para denominar los torrentes (gaves), de acuerdo con el Diccionario de Autoridades, pero ese origen lo rechaza Corominas.

Sin embargo, en México el deslizamiento semántico de gabacho identifica a los norteamericanos, lo que tiene no solo que ver con la ocupación francesa de este país de origen mexica.

Los mexicanos autóctonos y sus descendientes comenzaron a escuchar el término gabacho de los españoles residentes (gachupines) durante las dos ocupaciones francesas de lo que fue el Imperio Azteca (1838-1839 y 1862-1867).

En el ínterin de la historia contemporánea de México se sucedió el despojo de los territorios de Texas, Nuevo México y Alta California en 1845 por parte de Estados Unidos, y también las ocupaciones norteamericanas de 1846 a 1848.

Así quedo grabada por extensión en la mentalidad anticolonial de México la manera para identificar a interventores foráneos, a partir de esos fatídicos hechos históricos.

El apelativo gabacho para llamar al norteamericano no quedo ahí: en los Estados Unidos es utilizado en inglés para referirse con desdén al hispanoamericano.

Más recientemente, incluso con utilización en México, gabachos se les llama también a los chicanos, los inmigrantes mexicanos que se han radicado en los Estados Unidos.

Por esa razón, por ejemplo, a la invasión de vehículos de segunda mano que entran por la frontera norte del país se les denomina autos gabachos.

En el mismo sentido, cuando recientemente se desató en Arizona la ira antiemigrante, promovida por las autoridades de aquel estado, y ocurren deportaciones masivas, entonces se trata de las puercas redadas gabachas.

En la jerga de los jóvenes mexicanos de hoy, no pocas veces se escucha dentro de su cotorreo indescifrable la expresión: la neta (la verdad) es que no hay gabachos chidos (simpáticos).

En fin, hasta en lo que podría ser una especie de «destino manifiesto» para los mexicanos, está presente un refrán nada cariñoso en el decir popular, el cual reza: «Tan lejos de Dios y tan cerca del Gabacho».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: