Noticias del español

| |

| Petufar eltiempo.com, Colombia artes, 14 de septiembre del 2010

MAYÚSCULAS CONTROVERSIALES

La escritura de mayúsculas en español presenta cierta inseguridad y genera alguna controversia.

 

Las reglas básicas establecen que se escriba con mayúscula inicial la primera palabra de las oraciones y los nombres propios. Los nombres comunes o colectivos se escriben con minúscula. Las mayúsculas se tildan exactamente igual que las minúsculas. Existen algunas mayúsculas reverenciales que denotan respeto, importancia o autoridad. Un texto escrito en su totalidad en mayúsculas generalmente se considera ofensivo o al menos agresivo. Existe la percepción de que no se debe abusar de las mayúsculas, es decir, que se debe procurar reducir su uso a lo indispensable.

Las principales dificultades se presentan debido a que no siempre es clara la línea divisoria entre los nombres propios y los que no lo son y entre lo que es respetable o importante y lo que no lo es tanto. El «abuso» también es un concepto subjetivo. Cuando el nombre consta de varias palabras, puede haber vacilación, a pesar de que hay una regla según la cual se escriben con mayúscula todas las palabras principales (sustantivos y adjetivos) que conforman el nombre propio.

Veamos algunos casos que pueden generar dudas.

Los nombres geográficos y de espacios urbanos

Los nombres geográficos y de espacios urbanos específicos, es decir, los topónimos, son nombres propios que pueden consistir en un nombre propio puro de una sola palabra o configurarse con dos o más palabras que pueden involucrar nombres comunes, adjetivos, artículos y preposiciones, amén de un nombre propio puro.

Cuando el nombre propio consta de una sola palabra, la escritura no presenta dudas: Colombia, Bogotá, África, Himalaya, Amazonas. Cuando el nombre consta de varias palabras, puede haber controversia.

Como hemos dicho, en nombres compuestos se escriben con mayúscula todas las palabras principales: Puerto Rico, Nuevo Reino de Granada, Países Bajos, República Dominicana, Gran Bretaña, Nueva York, América Latina, El Salvador, Los Ángeles. En ninguno de estos casos hay duda de que cada una de las palabras principales forma parte de la denominación.

La Academia dispone que los nombres comunes que acompañan a un nombre propio puro en el nombre de un lugar o accidente geográfico se escriban con minúscula: canal de Panamá, cordillera de los Andes, estrecho de Gibraltar, plaza de Bolívar. Aquí la forma es un nombre común que está enlazado con un nombre propio puro por medio de la preposición de. En estos casos es debatible si el nombre común forma o no forma parte de la denominación. Algunos opinan que se debe escribir ciudad de México, mientra que para otros, incluyendo la Academia, debe ser Ciudad de México. Cuando los nombres enlazados son nombres comunes, como en Ciudad del Cabo o en Río de la Plata, se usan mayúsculas en ambos. En nuestra opinión no se comete error al escribir con mayúscula todos los nombres comunes mencionados en este párrafo, pues es bastante claro que, más que simplemente acompañar al nombre propio puro, forman parte de las denominaciones. El acompañamiento se configura en casos en que se puede omitir el nombre común y el enlace sin perder el significado: la ciudad de Madrid, el país de la Argentina, etc.

Otras categorías de nombres son de los tipos «nombre común + adjetivo» o «nombre común + nombre propio puro». ¿Debemos escribir mar Negro o Mar Negro, plaza Roja o Plaza Roja, calle Real o Calle Real, avenida Caracas o Avenida Caracas, río Amazonas o Río Amazonas, océano Atlántico u Océano Atlántico? Al igual que en los primeros ejemplos del párrafo anterior, la Academia dispone que se usen minúsculas en la primera palabra en todos estos casos. Sin embargo, ¿podríamos pensar que esos nombres colectivos forman parte de la denominación? ¿Qué criterio podríamos utilizar para dilucidarlo? Observemos que en los ejemplos del segundo tipo podemos omitir el nombre colectivo sin que se pierda la identificación: la Caracas (conocida avenida bogotana), el Amazonas y el Atlántico son denominaciones claras. En cambio, no sucede lo mismo cuando el nombre colectivo está acompañado de un adjetivo: Negro, Roja y Real no tienen un claro significado. tampoco mejora la claridad si agregamos artículo: el Negro, la Roja, la Real. Nosotros creemos que si al omitir el nombre colectivo se pierde la identificación, no se puede considerar que es un error ortográfico escribirlo con mayúscula. Para nosotros, es mejor escribir Mar Negro, Plaza Roja y Calle Real, tal como se escribe Puerto Rico, Países Bajos y Sierra Nevada. La utlización de las minúsculas solamente sería justificable pensando en el posible abuso arriba mencionado.

Nombres de establecimientos, entidades e instituciones

La problemática anterior también está presente en estos casos. Muchos escriben colegio, teatro, hotel y restaurante con minúscula, pero Universidad y Ministerio con mayúscula: colegio San Mateo Apóstol, teatro Colón, hotel Ambassador, restaurante «La Gran Parrillada», Universidad Autónoma de México, Ministerio de Educación. Otros, entre quienes me incluyo, escriben con mayúscula todos los nombres comunes, excepto en el caso de los restaurantes, cuyos nombres suelen, además, escribirse entre comillas. En otros casos, se escriben con mayúscula, sin discusión, todas las palabras principales: Real Academia Española, Instituto Caro y Cuervo, Sociedad Colombiana de Químicos Farmacéuticos.

Títulos de obras y de publicaciones periódicas

La Academia considera que los títulos de las obras literarias, científicas, cinematográficas, discográficas, pictóricas, etc., solamente se escriben con mayúscula al inicio de la primera palabra y en los nombres propios. Sin embargo, hay editores que suelen escribir todas las palabras principales del título con mayúscula o por lo menos con mayúscula hasta cuando el número de las palabras del título no pase de dos.

En los nombres de los periódicos, revistas y otras publicaciones periódicas se escriben con mayúscula inicial todos los sustantivos y adjetivos que forman el título: El Tiempo, Revista de Gerencia Corporativa, Biblioteca de Autores Contemporáneos.

Nombres de disciplinas científicas

Según la Academia (Ortografía y Diccionario panhispánico), los nombres de las disciplinas científicas, cuando se refieren a materias de estudio, y especialmente en contextos académicos (cátedras, asignaturas, facultades, etc.) o curriculares, se escriben con mayúscula en todas las palabras principales: Pediatría, Medicina Nuclear, Gramática, Cálculo Diferencial, etc. Sin embargo, la Nueva gramática de la lengua española escribe los nombres de las disciplinas con minúscula o en versalitas: gramática, GRAMÁTICA, fonología, FONOLOGÍA. Algunos editores, especialmente algunos latinoamericanos, escriben con minúscula los nombres de las disciplinas científicas. Yo los escribía con minúscula hasta cuando salió la ortografía académica (en 1999), después –haciendo caso a esa publicación–me cambié a las mayúsculas y ahora, con el ejemplo de la Nueva gramática, soy partidario de escribirlos otra vez con minúscula. Falta por ver si la Academia confirma esta práctica.

¿Cómo se escribiría el título de un libro, Cálculo diferencial o Cálculo Diferencial? ¿Cómo se escribiría el nombre de una revista, Medicina nuclear o Medicina Nuclear?

publicado en: Concurso de Ortografía, Educación, El Tiempo, Vida de hoy

con etiquetas: abuso, disciplinas científicas, nombres comunes o colectivos, nombres de espacios urbanos, nombres geográficos, nombres propios, nombres propios puros, palabras

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: