Noticias del español

| | |

| Paula Rosas (elcorreo.com, España)

Marruecos habla español

Los Príncipes de Asturias inauguran las nuevas instalaciones del Instituto Cervantes de Rabat.

Quieren hablar español porque es la lengua de sus artistas favoritos, de sus futbolistas, de la música que escuchan. Pero, sobre todo, los marroquíes quieren aprender español porque les ofrece más oportunidades de trabajo. El castellano es una lengua al alza en casi todos los países del mundo, pero especialmente en Marruecos, donde el Instituto Cervantes cuenta ya con seis centros y tres antenas.

Ayer, los Príncipes de Asturias inauguraron oficialmente las nuevas instalaciones del Instituto Cervantes de Rabat, uno de los centros más antiguos de la red, que funciona desde 1992, pero que ha tenido que ser ampliado por la gran demanda que tienen en la capital marroquí las clases de español.

En Marruecos hay más de 60.000 estudiantes de español, aunque el número de personas que dominan el castellano se cuenta por cientos de miles. Muchos de los padres y abuelos de los alumnos que hoy se sientan en las aulas de los Institutos Cervantes, o de los once centros dependientes del Ministerio de Educación, crecieron en español. El norte de Marruecos fue durante gran parte de la primera mitad del siglo XX un protectorado español, así como el enclave de Sidi Ifni y el territorio del Sáhara Occidental, lugares hoy con una fuerte impronta española y donde no es difícil escuchar un «buenos días» por sus calles.

Ese interés por el castellano, entonces impuesto y hoy libre y entusiasta, ha convertido a Marruecos en el segundo país del mundo con mayor número de centros del Instituto después de Brasil, lo que pone de manifiesto la gran importancia que da España a sus relaciones con el vecino del sur. «La Historia está cargada de argumentos que nos animan a construir solidaria e inteligentemente un futuro de amistad y cooperación crecientes», señaló ayer el príncipe Felipe, que mencionó a lucha contra el terrorismo y la inmigración como los dos grandes retos de la cooperación hispano-marroquí.

«El conocimiento de la lengua y la cultura acerca a los países y rompe estereotipos», aseguró Carmen Caffarel, directora general del Instituto Cervantes, para quien la cercanía de ambos países «es una proximidad geográfica pero también sentimental».

El tirón del flamenco

España es uno de los países más activos culturalmente en Marruecos, por donde cada año desfilan un gran número de artistas, músicos, bailarines o cineastas españoles. Pero, a pesar de las propuestas más contemporáneas o rompedoras, el flamenco sigue siendo la gran estrella. «Muchos de los alumnos llegan al español porque tienen interés por la cultura española, y también, no se puede negar, por el flamenco, que es una de nuestras raíces comunes», explicó Rosa León, directora del Instituto Cervantes de Casablanca, donde estudian cada año 6.000 alumnos. María Dolores López Enamorado, que dirige el centro de Marrakech, está de acuerdo: «flamenco y música latina, es lo que más les apasiona».

En la inauguración los Príncipes estuvieron acompañados por el príncipe Mulay Rachid, hermano del monarca Mohamed VI, por el ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, y por su homólogo marroquí, Taieb Fasi Fihri.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: