Noticias del español

| | | | | |

| R. Sarmiento, F. Vilches (El Mundo.es)

Manual de recomendaciones para mejorar la comunicación entre la Administración y el ciudadano

Todas las Administraciones Públicas de los países democráticos desarrollados están tratando de mejorar su comunicación con los ciudadanos mediante la simplificación del lenguaje administrativo.

En esta línea, el alcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón, y el concejal del Área de Gobierno de Hacienda y Administración Pública Juan Bravo, nos encargaron a un grupo de profesores del Área de Lengua Española de la Universidad Rey Juan Carlos la redacción de un manual que sirviera como instrumento de consulta a los empleados del Ayuntamiento de la capital.

Dirigidos por el profesor Ramón Sarmiento, catedrático de Lengua Española, los profesores Vilches, Pinilla y Hernando García-Cervigón han redactado un documento que recoge las técnicas de comunicación escrita más novedosas, con las que tratan de mejorar las habilidades de trato de estos empleados en su relación con los ciudadanos.

El manual es pionero en España. Es la primera vez que un Ayuntamiento se preocupa y ocupa tanto de sus empleados como de los ciudadanos a los que se dirige su función. Se inicia con una justificación de la necesidad de una publicación de este tipo y se dan unas breves pinceladas teóricas sobre lo que supone el lenguaje administrativo como lengua de especialidad. Un segundo capítulo versa sobre la comunicación en las organizaciones. En el terreno práctico el manual plantea las principales dificultades e incorrecciones que se dan en tres ámbitos: En las estructuras gramaticales; en el léxico; y en la ortografía. En los tres se adecuan las indicaciones a la norma culta del español y a las normas recogidas en la Ortografía de la Real Academia Española, de 1999, que, aunque fue uno de los libros más vendidos en el año de su edición, no se consulta con la asiduidad requerida.

Se tratan pues errores muy comunes en el lenguaje administrativo como los malos gerundios —dos de cada tres están mal utilizados—; el uso del identificativo —el/la mismo/-a—, un adjetivo cuyo uso espurio como sustantivo ya criticaba con mucha gracia el añorado Lázaro Carreter; la deficiente puntuación de los textos administrativos, en especial el uso abusivo de las comas —por ejemplo, utilizar el cargo seguido del nombre de quien lo ostenta y situar éste entre comas: «El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón», que sería lo mismo que escribir «El río, Tajo, pasa por Aranjuez»— y el uso arbitrario de las mayúsculas.

Se proporcionan una serie de técnicas de redacción de documentos y se aporta un exhaustivo análisis de textos emitidos por organismos del propio Ayuntamiento, con recomendaciones de estilo a modo de conclusión y dos novedosos capítulos dedicados al uso no sexista del lenguaje administrativo y al tratamiento de la discapacidad. Por último, se proporcionan instrumentos de consulta donde resolver dudas gramaticales, ortográficas y léxicas.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: