Noticias del español

| |

| César Páez González
Última Hora, Paraguay
Miércoles, 13 de enero del 2010

MALVERSACIÓN DE PALABRAS

Es verdad y al final no queda más que pensar que el lenguaje judicial es enmarañoso, ardidoso, mentiroso a medias, disfrazado con citas en latín que muchos no entienden, ni quienes lo citan a menudo.


Cuando una palabra puede ser interpretada de cien maneras por imperio de los sinónimos, o manipulada por el sentido que pueda tener en un determinado momento mediático, comienza la confusión. Por tal motivo dicen que se creará una campaña para que se simplifiquen los escritos y los discursos judiciales. Pero, ¿quiénes son los que están por esta cruzada tan peculiar de lograr que la gente se entere de una manera sencilla cuando un juez tiene razón y ha pronunciado una sentencia justa? Pues nada menos que el Consejo de Magistrados de España, pero para tal proyecto han reconocido que necesitarán los oportunos consejos de la Real Academia de la Lengua Española, y eso es algo en que ya se pusieron de acuerdo firma mediante.

Un buen comienzo para ellos, para nosotros sería bueno que este proyecto se despilfarre internacionalmente. Los despachos de noticias dicen que ya están trabajando en una comisión que buscará soluciones para evitar que las palabras jurídicas sean manipuladas por los abogados a su antojo para defender a sus clientes. Que logren su inocencia, culpabilidad o absolución, por imperio de la razón y no por la estrategia verbal de la confusión.

Por poner un caso cercano, en el Mercosur, el tan lamentablemente caso repetitivo de enriquecimiento ilícito. Escándalo en el que generalmente se ven metidos los políticos y gángsters, que no pueden explicar a la sociedad, y menos a la Justicia, de dónde provienen sus cuantiosas ganancias.

El uso de los términos latinos era para algunos hombres del Derecho una muestra de sólidos conocimientos, en tiempos que los abogados eran hombres de ley y tenían principios; pero hablar de esa manera romana para enturbiar más el asunto es un recurso que debe ser desterrado. Que las razones se expongan por su peso, con el criterio de lo evidente, y eso es tarea de 'verdaderos' como honrados defensores y fiscales, para que los jueces «fallen» bien.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: