Noticias del español

| |

| Ezequiel Moltó (El País, España)

Luchar para que te nombren

El Centro de Estudios de la Mujer de la Universidad de Alicante (España) apuesta por la igualdad en el lenguaje en su décimo aniversario.

«Si el lenguaje no me nombra no existo, pero mientras exista voy a luchar para que el lenguaje me nombre». Este uno de los lemas que forma parte de una campaña sobre lenguaje para la igualdad en la comunicación que el Centro de Estudios de la Mujer (CEM) de la Universidad de Alicante ha lanzado con motivo de su décimo aniversario. «No es nada secundario que el lenguaje muchas veces nos coloque a las mujeres en un lugar secundario», o es que «los hombres son el todo, y las mujeres una parte del todo». Con estas reflexiones, de unas simpáticas caricaturas realizadas por Diana Raznovich, el CEM pretende dar un paso más, y no solo limitarse a los estudios, libros o conferencias, sino remarcar que las palabras también tienen género.

El CEM fue el primer centro de estudios que se creó en una universidad española con autonomía, interdisciplinariedad y a favor de la igualdad, la libertad y la no discriminación de género. Había grupos de investigación y seminarios de género, pero no un centro autónomo y potente.

Ayer celebró su décimo aniversario, y lo hizo recordando sus orígenes y dando aliento y estímulo a las responsables actuales. La primera directora del CEM fue Nieves Montesinos, que inició esta aventura de la mano de la primera vicerrectora que hubo en Alicante, Ana Laguna, y del entonces rector, Andrés Pedreño. «Quisimos levantar la voz y ser referentes en el mundo», dijo Laguna en un vídeo conmemorativo. «Es necesario que la universidad tenga un compromiso social, este proyecto es serio, no se hizo solo para investigar o hacer estudios de género, quisimos dar identidad y valor añadido a la Universidad de Alicante», evocó Pedreño. Luego dirigieron el CEM Silvia Caporale y Begoña San Miguel, y ahora le toca el turno a Mar Esquembre.

Durante el acto del décimo aniversario del CEM los dos calificativos más repetidos fueron los de «irrenunciable e incuestionable», según Esquembre, quien habló del CEM como «herramienta de conocimiento por una igualdad real». Hasta la fecha el saber había sido «neutro, es decir, masculino, y androcentrista», recordó Esquembre quien reconoció que las últimas leyes aprobadas por el Gobierno en materia de igualdad «ayudan a caminar con más facilidad».

El actual rector, Ignacio Jiménez Raneda tildó de «imprescindible» el papel del CEM porque el diagnóstico es «preocupante», ya que las mujeres son mayoría en la universidad, tienen los mejores currículos, pero luego no llegan a los puestos de responsabilidad. La universidad prepara un plan de igualdad que someterá a debate y exposición porque «queda mucho camino por recorrer».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: