Noticias del español

| | |

| Francisco Ríos
La Voz de Galicia, España
Sábado, 27 de diciembre del 2008

LOS SIN TECHO HALLAN COBIJO

En estos fríos de la Navidad, el sintagma sin techo empieza a encontrar alojamiento en los diccionarios. Comenzó a emplearse, junto con sin hogar, al que ha desplazado, como traducción directa del inglés homeless.


Algún matiz semántico nuevo que tiene sin techo explica que se haya asentado junto con los tradicionales pobre, vagabundo e indigente. Tras hallar un hueco en varios diccionarios, sin techo entra ahora en el de la Academia como locución adjetiva con la definición 'Dicho de una persona: Que carece de vivienda y, generalmente, de cualquier medio de vida', a la que se añade la nota de que se emplea también como locución sustantiva común en cuanto al género, y un ejemplo que revela que en plural permanece invariable: los sin techo.

Menos fortuna que sin techo han tenido las locuciones sin papeles ('inmigrante que no tiene la documentación exigida para permanecer en un país') y sin tierra ('campesino que ocupa terrenos que no le pertenecen').

En cuanto a los sin techo, el diccionario de María Moliner va en su última edición un paso más allá que la Academia y junto al sintagma sin techo recoge su variante sintecho, menos usada pero admisible, pues sigue a otras muchas palabras formadas por sustantivos a los que se incorpora el prefijo sin-, que en este caso tiene el mismo valor semántico que la preposición sin: sinnúmero ('número incalculable de personas o cosas'), sinrazón ('acción hecha contra justicia y fuera de lo razonable o debido'), sinsabor ('pesar, desazón moral, pesadumbre'), sinsentido ('cosa absurda y que no tiene explicación'), sinsépalo (se dice de las flores cuyo cáliz está formado por sépalos soldados entre sí), I>sinsustancia ('persona insustancial o frívola'), sinventura ('desventurado'), sinvergüenza ('pícaro, bribón'), sinvivir ('estado de angustia que hace vivir con intranquilidad a quien lo sufre'). Es una lista en crecimiento, en la que los próximos ingresos pueden ser simpar (sin par, 'que no tiene igual') y sintecho.

Llegados a este punto, conviene recordar que no todas las voces que comienzan por sin proceden de la unión del prefijo con otra palabra, en contra del criterio del diestro que acuñó el inolvidable im-prezionante, al que no es difícil imaginar pronunciando sin-taxis por sintaxis y atribuyéndole un valor semántico relacionado con el transporte público.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: