Noticias del español

| | |

| Petúfar
El Tiempo (Colombia)
Miércoles, 14 de enero del 2009

LOS SESEANTES SOMOS MAYORÍA

Varias veces he escuchado la teoría de que el español «verdadero», el «auténtico», el «bueno» es el que se habla principalmente en Castilla, en el centro de España, y también en el norte y en el este de la Península Ibérica. De ahí la denominación «castellano» del idioma español.


En el hablado de Castilla se pronuncia la zeta en una forma particular, diferente a la s. En esa pronunciación, la lengua hace la acrobacia de levantarse hasta tocar los dientes en el momento de emitir el sonido. Denotemos ese sonido por /z/. Los fonetistas lo llaman «sonido fricativo interdental sordo». Ese mismo sonido también se aplica en Castilla para la c ante e, i. Entonces, en las regiones mencionadas, «corazón» y «cine» suenan como /korazón/ y /zine/.

En América Latina, en las Islas Canarias y en el suroeste de España, no se usa el sonido /z/, y las letras s, z y c (antes de e, i) todas representan en la escritura el sonido /s/: /korasón/, /sine/ y /sako/, por ejemplo. Esta identificación, geográfica y numéricamente mayoritaria, se denomina seseo y de la pronunciación correspondiente se dice que es seseante.

Comúnmente se cree que el español seseante se generó como una versión simplificada del español de Castilla. Esa teoría es falsa. Ambas pronunciaciones descienden del latín en forma paralela, pero ninguna desciende de la otra. Por tanto, no se puede decir que ninguna sea mejor ni más auténtica que la otra. Debido a que la variedad seseante es mayoritaria, me parece apropiado llamar el idioma «español» o «español general» y reservar el nombre «castellano» a la variedad no seseante. Así lo reconoce la Real Academia Española, que se llama así y no castellana. Entonces, el nombre oficial del idioma es español. A mí no me molesta que algunos lo llamen castellano (yo mismo lo hago a veces), pero no estoy de acuerdo con quienes opinan que ése debería ser el único nombre.

Lo anterior es argumento suficiente para no tener complejo de inferioridad ni pensar que el idioma que hablamos no es el mejor. Eso sí, la pronunciación no seseante tiene una ventaja ortográfica innegable, por lo que los libros de Ortografía escritos por autores no seseantes —así hagan el intento en ese sentido— no se pueden equiparar en profundidad y conveniencia con los escritos en este lado del Atlántico. La Ortografía de Petúfar es una ortografía seseante cuyo capítulo más largo es, precisamente, el denominado «Z, C, S y X».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: