Noticias del español

| | | | | | |

| Agencia EFE

Los primeros escritos en castellano están en el monasterio burgalés de Valpuesta

La obra de investigación Los becerros gótico y galicano de Valpuesta, que será presentada en Madrid el próximo día 16, defiende que los primeros testimonios escritos de la lengua castellana se encuentran en los cartularios del monasterio de Valpuesta, en el norte de la provincia de Burgos.

La obra está editada por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua y la Real Academia Española, en colaboración con la Junta de Castilla y León y la Diputación Provincial de Burgos.

Fuentes del Instituto de la lengua han informado a Efe de que la edición de Los becerros gótico y galicano de Valpuesta es el resultado de siete años de investigación de un equipo de paleógrafos.

Este equipo ha contado además con el apoyo de un grupo de filólogos, integrados por el catedrático de la Universidad de Valladolid José María Ruiz Asencio, director del proyecto, y los profesores Irene Ruiz Albi y Mauricio Herrero Jiménez.

La investigación, según estas mismas fuentes, avala que los documentos del siglo IX encontrados en el monasterio de Valpuesta incluyen términos en castellano, en oraciones en las que el latín iba desapareciendo.

Según han precisado desde el Instituto de la Lengua, se trata de los testimonios más antiguos encontrados hasta el momento.

Estos documentos de Valpuesta son anteriores a las glosas emilianenses del siglo XI, del monasterio de San Millán de la Cogolla, en La Rioja.

Los filólogos y paleógrafos que han realizado este trabajo acreditan en su investigación la validez de 184 documentos encontrados en este antiguo monasterio burgalés.

La obra consta de dos volúmenes, el primero incluye el estudio, la edición y los índices de documentos, personas, lugares y palabras, y el segundo contiene la reproducción fotográfica de los documentos que forman el Becerro gótico de Valpuesta.

Según el Instituto de la Lengua se trata de ocho documentos datados en el siglo IX, 39 en el siglo X, 49 en el siglo XI, 90 en el XII y uno en el siglo XIII.

Los investigadores aseguran que estos documentos acreditan una mezcla de registros oral y escritos en romance y latín «que ampara fenómenos fonéticos, morfosintácticos y léxico-semánticos propios del castellano».

Según este organismo se trata de una edición «definitiva», y fundamental para el estudio del origen de la lengua romance.

La obra forma parte de la Colección Beltenebros del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: