Noticias del español

| |

| Jesús Carretero
El Pueblo de Ceuta (Ceuta)
Jueves, 31 de mayo del 2007

LOS ‘POR QUÉS’

En este mismo momento, con sólo leer el titular, es posible que alguien pueda poner el grito en el cielo por la forma de mi exposición, pero visto lo que hay, tanto error habrá en mi titular como si hubiera escrito: porques, porqués o por ques. La cosa no es demasiado fácil.


Estas cuatro formas que he marcado en plural existen, pero en su forma singular y lo complicado de ellas es que hay quien confunde unas con otras, no utilizandolas correctamente con lo que su uso sin la rectitud que exige produce unos desajustes entre lo que se escribe y lo que se quiere decir, mira por donde se escribió una cosa se transmitió una idea, no opuesta, pero si muy diferente a la que tenía en su mente. Veamos una por una:

PORQUE: así como está, es simplemente una conjunción, introduce – bien lo tienen que saber los alumnos de la ESO en los institutos- una proposición subordinada causal, sin más: «Me marché porque estaba cansado». Aquí en la palabra en cuestión no hay que ver ni acentos, ni separaciones de sílabas, ni nada más, hay y es lo que está escrito, con un sentido claro, sin ser una palabra ambigua para nadie, salvo para aquellos que no la saben distinguir de PORQUÉ, así como está, con acento, y que es un simple sustantivo con significado muy cercano a razón, motivo …: «Habrá que analizar el PORQUÉ de la dimisión…».

Hasta aquí, pues, hemos visto dos formas en las que tan sólo un acento (para los que no valoran la acentuación) aleja a una de la otra años luz en cuanto a su contenido.

Pero esto quedaría a medias si nos detuvieramos aquí, puesto que vamos a encontrar (y de ahí mi plural en el titular) otras dos, que se pueden prestar a equívoco:

POR QUÉ: dos palabras, la segunda acentuada y una de esas dos POR es una simple preposición a la que se ha colocado cerca un interrogativo: ¿POR QUÉ no has escrtio más?.

De las tres formas aparentemente cercanas en la forma, nada hay que las asemeje ni en significado, ni en construcción.

Y como no hay dos sin tres, ni aquí, tres sin cuatro: POR QUE, parecida a la anterior pero aquí falta acento, y ninguna necesidad hay de tal acento. Este grupo de dos palabras está formado por la preposición POR de nuevo y un pronombre relativo, sin más : «Hay varias razones POR QUE no salí de casa», y ese POR QUE podría perfectamente haber sido reemplazado por «por las que».

Tras esta somera explicación, sin entrar en cuestiones de estilo, el motivo ha sido, no tanto tratar una serie de incorrecciones que se dan con frecuencia, cuanto el empeño de que procuremos todos usar nuestra lengua lo más correctamente posible, ya que las nuevas técnicas nos la están desnudando y dejando, a veces, irreconocible, especialmente en el uso constante de la «mensajería» desde los celulares o teléfonos móviles.

Aquí sí que se pierde uno, y no hace falta más que echar un vistazo a cualquiera de los mensajes que te llegan para ver cosas como esta: «hl me voy a … vl, xao». En este texto, real como la vida misma, queremos entender : «hola me voy a … vale, adiós», pero curiosamente se recortan unas palabras y luego se repite la despedida, con un VALE, quierase o no latino, y un XAO que cada uno lo interprete como quiera, pero que sería simplemente un «adiós».

Hemos recogido más joyas en los celulares: «porfis k no podré yegar, ya k el barco…». Aquí dejando de lado ese «yegar» que sería una falta de ortografía en la lengua normal, vemos ese PORFIS, que intentaremos leer como «por favor» y vemos repetido un K que nosotros interpretamos la forma normal QUE.

Podríamos marcar otras muchas más, pero hay una que me ha costado trabajo interpretar: «cm k lo vamos a yo n kro, ya k». La frase esta nos ha pasado prácticamente a un silabario, y lo único que se me ocurre trasncribir es. «como que lo vamos a … yo no quiero, ya que…».

Así se está tratando últimamente la lengua española, con lo que todo parecido entre lo escrito y lo correcto en español es meramente casual.

Yo empezaba con cuatro formas que se confunden muchas veces, pero que se escriben, a veces, bien, en estos otros casos, ni se entiende, ni se escribe, ni se sabe lo que se dice, y sin embargo toda la progresía lo acepta. Tenemos la lengua a la baja y lo malo es que no se pone remedio.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: