Noticias del español

| Mariángeles García (Yorokobu, España)

Los nombres propios también siguen las normas de ortografía (te pongas como te pongas)

Cuando supieron que iban a tener un hijo y que además era niño, la pareja pasó meses buscando para su futuro vástago el nombre ideal.

Repasaron todas las listas del mundo con los nombres más comunes, pero no terminaban de encontrar uno que cuadrara con la idea que tenían. Tenía que ser un nombre especial aunque sonara extraño. Ya se acostumbraría el mundo a llamarle como ellos habían pensado.

Pero estaban convencidos de que debía ser un nombre sonoro, que no evocara nada pero que lo significara todo.

Leer más en www.yorokobu.es.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: