Noticias del español

| Nelly Trelles Castro (Peru21, el Perú)

Los extranjerismos ¿son siempre necesarios?

Cuando en la comunicación oral o escrita utilizamos una palabra tal y como se pronuncia y se escribe en su lengua originaria, estamos hablando de extranjerismos. El diccionario académico lo define como ‘préstamo, especialmente el no adaptado’ (DLE, 2014).

Es decir, que una palabra o frase para incorporarse totalmente al idioma pasa por un proceso de adaptación, que puede ser más o menos largo: unos se castellanizan más rápido que otros debido al uso frecuente. Pensemos en el galicismo croissant, ahora, cruasán, en el anglicismo whatsapp > watsap; el italianismo spagguetti> espagueti… Estas palabras provenientes de otras lenguas que se usan en la comunicación diaria, y que se han incorporado totalmente al vocabulario del castellano y adaptado su pronunciación y ortografía, son los verdaderos préstamos.

Un préstamo se define como «el proceso por el cual una lengua adquiere una palabra que no la tenía y que pertenece al léxico de otra lengua» (Cfr. Antonio Quilis y otros, 1999: 353). Son necesarios en la evolución y desarrollo de una lengua, especialmente, para nombrar nuevas realidades. En cambio, los extranjerismos crudos o no adaptados son «aquellas voces de otros idiomas que se usan en textos escritos en español sin que hayan sufrido adaptación formal para adecuarse a los patrones gráfico-fonológicos de nuestra lengua, de forma que conservan su grafía y su pronunciación originarias» (Ortografía básica de la lengua española, 2012: 159). Desde el Diccionario manual e ilustrado de la lengua española (1927), estos extranjerismos se escriben en cursiva y no en letra redonda: lunch, coach, stand by, etc.

[…]

Leer más en peru21.pe.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: