Noticias del español

| | | | |

| Agencia Efe

Los estudiantes de Hispanoamérica cuentan ya con un «diccionario práctico»

Los jóvenes hispanoamericanos de 12 a 18 años cuentan ya con un nuevo instrumento para mejorar su conocimiento del español: el Diccionario práctico del estudiante, que contiene más de 30.000 palabras, muchas de ellas representativas del léxico americano.

Este nuevo diccionario, que fue presentado en el IV Congreso Internacional de La Lengua Española en Cartagena de Indias (caribe colombiano) por el presidente de la Academia Argentina, Pedro Luis Barcia, contiene el vocabulario fundamental que un estudiante de enseñanza secundaria debe manejar, es normativo porque da pautas ortográficas y sintácticas, y, sobre todo, es «útil, manejable» y didáctico.

Publicado por Santillana, el Práctico es una adaptación para América del Diccionario del estudiante que, elaborado por las 22 Academias de la Lengua, salió en España hace año y medio.

Es algo más reducido que esa obra dirigida a los estudiantes españoles, pero, como aquella, es también una obra panhispánica, porque refleja el español común a todos los países hispanohablantes y porque son las Academias las que, con sus sugerencias, han ido enriqueciendo el vocabulario de cada país.

Barcia definió la nueva obra académica como «un enano sabio», dado que es más reducido que los otros diccionarios académicos, pero tiene «proporciones perfectas».

A la hora de seleccionar los americanismos se ha tenido en cuenta que figuren en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), que sean usuales y que estén atestiguados al menos en dos países americanos.

Términos como «discar», esa palabra que en América equivale a marcar números en el teléfono; «estadía» (estancia), «fuereño» (forastero), «clóset» (armario empotrado), «metiche» (entrometido) o «sinsonte» (pájaro cantor americano) son algunos de los múltiples americanismos que contiene el Diccionario práctico del estudiante.

Un plato de «judías» o de «habichuelas» no se dice igual en toda América. Sinónimos de este alimento son las palabras ‘chaucha’, ‘ejote’, ‘poroto’, ‘caraota’, ‘fréjol’ o ‘frijol’.

El «escaño» que ocupa un parlamentario se convierte en «banca» o «curul» en algunos países de América, y las siglas DVD se pronuncian en España «de-uve-de» y en este lado del Atlántico es «de-ve-de».

El nuevo diccionario contiene numerosos ejemplos para facilitar la comprensión de los términos e incluye, asimismo, tres apéndices con información sobre los numerales, la conjugación verbal y la ortografía.

Algunos extranjerismos figuran ya adaptados a la grafía del español, como «zum» o «travelín», y otros se expresan en cursiva, como «best seller».

Pedro Luis Barcia hizo una encendida defensa de los diccionarios en general y del Práctico en particular. Son, dijo, un conjunto de «bellas durmientes» hasta que «alguien llega y las despierta».

El que ahora ve la luz en América, ayudará a los más jóvenes a expresarse mejor y a «evitar la indigencia expresiva». «En una democracia no existe libertad de expresión si hay indigencia verbal», dijo Barcia

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: