Noticias del español

| | |

| Redacción
diarioactualidad.com, Argentina
Domingo, 31 de enero del 2010

LOS ADOLESCENTES NUEVAMENTE EN LA MIRA

Un vocabulario escaso y distinto caracteriza a los jóvenes de hoy.


El rol de los adultos es estimular la lectura para que los chicos amplíen sus posibilidades, teniendo en cuenta los factores sociales y tecnológicos que los rodean.

Según estudios realizados por expertos, el vocabulario de los jóvenes se ha reducido notablemente, y son numerosas las recientes publicaciones relacionadas en diferentes medios de comunicación. Acerca de esta problemática, la profesora Lilian Chiauzzi de Picco fue consultada por Actualidad.

Actualmente los adolescentes utilizan pocos términos: tics, muletillas, frases coloquiales, superficiales y reiterativas, aptas para comunicarse con los amigos cotidianamente en forma verbal, a través de Internet y mensajes de texto.

«Este proceso hace mucho tiempo que se está viviendo. La lengua es algo vivo, se mueve, no es estático, no es fija, y aunque no nos guste así es el vocabulario de los chicos, escaso y distinto», aclara Lilian desdramatizando la situación. Y tal vez con el paso del tiempo el léxico que usan irá adquiriendo nuevos vocablos con múltiples significados.

Pero esto es inevitable, ellos viven en un mundo distinto. «Lo que se siente en educación es que cuando uno quiere transmitir otra cosa es muy difícil, pero aún así se debe luchar contra la corriente. La batalla es intentar rescatar el placer por la lectura, estimular para que incorporen nuevas palabras, mostrarles la posibilidad de abrirse a nuevos mundos, y mantener despierta en ellos la curiosidad», continúa la profesora.

La función del docente es, además, estar constantemente actualizado y atento sin olvidar que entre otros factores sociales, la globalización y la tecnología hacen que la lengua sigua cambiando. «Es importante que se puedan detectar tempranamente posibles problemas que tengan que ver con la lectura, y en este caso la familia y la escuela deben trabajar en forma conjunta», sugiere Lilian.

La tarea no es tan simple, ya que los chicos no siempre disponen de tiempo debido a sus múltiples actividades, y este lenguaje acotado tiene que ver con la velocidad que llevan sus vidas.

Y se cree que los adolescentes posiblemente seguirán sistematizados de aquí en adelante, continuarán actualizando sus saberes y deberán adaptarse a un nuevo contexto donde estos vocablos seguramente perderán actualidad.

«La utilización de este lenguaje tiene que ver con la sensación de pertenecer a un grupo, de rebelarse, de ser distintos de los adultos y de hablar de un modo casi indescifrable para ellos», continúa Chiauzzi.

Aunque rescata «al adolescente que escribe en forma lacónica y pobre, pero en el momento de hablar de un tema que le interesa utiliza un lenguaje no tan limitado, apropiado, y claro. No debería generalizarse, hay chicos que son grandes lectores y manejan un lenguaje maravilloso».

La profesora destacó además que «la familia también cumple un rol fundamental en esta tarea, acompañando y educando con el ejemplo, e involucrando al niño desde muy pequeño con los libros. ¿Cualquier soporte es válido? Internet, los diarios, y otros elementos que deben estar al alcance de ellos. Todo apunta a que en un futuro tengan herramientas suficientes, y que el lenguaje que hoy utilizan en forma transitoria sólo sea parte de una etapa de su vida».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: