Noticias del español

| CARLOS ESTEBAN (INTERECONOMÍA.COM, ESPAÑA)

Lo que nos une: la lengua, haciendo España dentro y fuera

¿Español, castellano? Fuera, sin duda, español. Y, en España, será castellano sólo si atendemos a su lejano origen, porque como propio lo habla cada rincón del país.

El lunes de pascua de 1536, Carlos V –flamenco, alemán, borgoñón y, ya desde que pisara tierra española, español hasta el final de sus días– habla como emperador en Roma ante el Papa, su corte y los embajadores extranjeros y lo hace en el idioma que ha hecho suyo. El obispo de Mâcon, embajador de Francia, se queja de no entender y el Emperador responde: «Señor Obispo, entiéndame si quiere, y no espere de mí otras palabras que de mi lengua española, la cual es tan noble que merece ser sabida y entendida de toda la gente cristiana».

Habían pasado cinco siglos desde que un monje anónimo en el monasterio de San Millán de la Cogolla, copista de un texto, aclara el sentido de lo escrito en un latín ya no familiar en vasco y en una lengua nueva que habla el común. Es, en palabras del poeta Dámaso Alonso, «el primer vagido de la lengua española».

Como lo español, el español baja de los montes y se desborda por el mundo, se desangra, creando un universo de hablantes, de obras, de palabras, mientras en su casa se le ningunea y amenaza; encuentra fuera la admiración y el respeto, y dentro el trato tímido y mezquino.

Mil años tiene y una cuna humilde cuna entre los valles de La Bureba esta lengua criolla, este latín bastardo que forjaron vascones, cántabros y astures libres bajando al moro y abriéndose paso con la hoz y la espada, y hoy lo hablan 495 millones de personas en todo el mundo, segunda lengua en el mundo por número de hablantes nativos y el segundo idioma en comunicación internacional.

[…]

Leer más en intereconomia.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: