Noticias del español

| María del Rosario Ramallo (Los Andes.com, Argentina)

Lo bueno y lo malo de copiar

Un lector de esta columna pregunta si es correcto usar el verbo ‘copiar’ o si es más apropiado decir ‘copiarse’. Antes de dedicarnos al problema verbal, veamos un poco cuál es el sustantivo del cual deriva el verbo en cuestión.

El sustantivo «copia» proviene del latín copia, cuya primera traducción es ‘abundancia’. De esa acepción tenemos en español el vocablo «cornucopia» o «cuerno de la abundancia»: «El Escudo de Mendoza lleva en su parte inferior una cornucopia». También, en relación con esa acepción, se da el adjetivo «copioso, -sa», equivalente a ‘abundante’: «Las copiosas lluvias de este fin de semana anegaron la ruta».

Luego, se nos da la acepción de ‘reproducción literal de un escrito o de una partitura’: «Fue muy cuidadoso al transcribir la partitura en esa copia de hace veinte años».

Semejante a esa acepción es la que dice ‘obra de arte que reproduce fielmente un original’: “Estaban tan bien hechas esas copias de cuadros famosos que no advertías que no eran originales».

Ya fuera de los textos y de las obras de arte, se denomina «copia» a la ‘reproducción exacta de un objeto por medios mecánicos’: «Pude entrar porque tenía una copia de la llave».

[…]

Leer más en losandes.com.ar

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: