Noticias del español

| | | |

| Antonio Manzano
www.ateneadigital.es, España
Miércoles, 25 de noviembre del 2009

LLAMEMOS PIRATAS, Y NO OTRA COSA, A LOS PIRATAS

En estos días en los que se está hablando y escribiendo tanto sobre el secuestro de nuestros compatriotas pescadores me ha llamado la atención que han venido utilizándose diferentes denominaciones para referirse a los secuestradores, pues, además de 'piratas', se les ha llamado corsarios, bucaneros, e incluso milicianos, todo ello con fluidez, como si fueran sinónimos.


Es comprensible que la rapidez o la vehemencia que pueden aparecer en un debate radiofónico o televisivo, o el deseo de elaborar un texto que evite repeticiones, lleve a utilizar palabras del español que se toman vulgarmente por sinónimos aunque no significan exactamente lo mismo y, algunas, hasta lo contrario.

Ayuda a estas reflexiones referirse a los 'buenos' y a los 'malos'; es decir, a los que actúan en este lado de la ley y a los que actúan en el otro. Quien secuestra es un delincuente, luego, siguiendo lo fijado por la Real Academia Española, valdría decir 'secuestrador' (quien secuestra) o exactamente 'pirata' (persona que, junto con otras de igual condición, se dedica al abordaje de barcos en el mar para robar). Y, deslizándonos a palabras menos usuales, 'bandido' (persona perversa, engañadora, estafadora), 'facineroso' (delincuente habitual) o 'rufián' (hombre sin honor, perverso, despreciable). En fin, hay varias posibilidades.

Sin embargo, por fallar el contexto temporal y espacial —aunque no el conceptual, pues parten de la base de ser piratas—, no valdría 'bucanero' (pirata de los siglos XVII y XVIII que saqueaba las posesiones españolas de Ultramar), ni 'filibustero' (piratas que operaban en las Antillas en el XVII).

Pero, queriendo ser riguroso —como entiendo que debe ser con nuestra lengua todo el que utiliza la palabra para comunicarse públicamente—, no han debido de utilizarse palabras como 'corsario' y 'miliciano' porque, y esta es la diferencia radical, combaten dentro de la ley, y los segundos hasta visten uniforme militar; es decir, están integrados en la fuerza armada de la nación. Así, el 'corsario' es el navío mercante que, armado con cañones y municiones recibidos de los arsenales y autorizado por su gobierno, actúa contra los mercantes enemigos o los piratas.

Y la 'Patente de corso' es el documento oficial que hace de ese capitán mercante un combatiente legal, equivalente al 'Despacho real' que reciben nuestros Oficiales y Suboficiales al salir de sus Academias. Otra cosa es el lenguaje coloquial, donde se le ha dado otros significados. Los corsarios españoles, y los más famosos fueron los mallorquines por el Mediterráneo, tuvieron su bandera oficial que era la de buque mercante (amarilla con dos listas rojas separadas de los bordes, relacionada con la nueva de los buques de guerra establecida en 1785) sobre la que se añadían las armas del Rey, a fin de expresar que éste era quien había dado a ese buque mercante los cañones y la licencia para combatir.

No olvidemos el 'corso terrestre', expresión la Guerra de la Independencia que cedió el paso a la luego más famosa de 'guerrilla'; nuevamente, se refiere a elementos civiles militarizados cuyas acciones se coordinan con las del Ejército.

Y 'miliciano' es el perteneciente a la Milicia, añeja institución militar aparecida en España hace muchos siglos y cuya función era constituir la Reserva del Ejército, acudiendo incluso a las operaciones en primera línea, como por ejemplo, donde hicieron prodigios de valor, en la campaña de reconquista de Italia, a mediados del XVIII. Según los tiempos había diferentes clases: Milicia Provincial, Milicia Urbana, Milicia Universitaria, etc., todas ellas integradas en un sistema que permitía la casi movilización total para la defensa del Reino.

Por ello, los piratas son piratas (definición exacta para quienes secuestraron en el mar a nuestros compatriotas pescadores) y no corsarios ni milicianos. A cada cual lo suyo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: