Noticias del español

| |

| N. C.
nortecastilla.es, España
Miércoles, 7 de marzo del 2007

LÍMITES A LAS PALABRAS

Pilar Cernuda propone aplicar el sentido común para frenar el lenguaje sexista, pero sin caer en la exageración ni en el ridículo.


La periodista Pilar Cernuda fue tajante a la hora de abordar el tratamiento del lenguaje y las imágenes sexistas en los medios de comunicación. «Como en todo, cuando se lleva al extremo, se convierte en disparatado y raya el ridículo», advirtió. Para frenar ese afán «exagerado» de poner límites al lenguaje, la escritora propuso aplicar el sentido común para huir del lenguaje que excluye e invisibiliza a la mujer. Antes de intervenir en el salón de actos del Patio Herreriano, invitada por el Ayuntamiento de Valladolid, y delante de una corte de periodistas, sobre todo mujeres, dejó claro que está en contra de las cuotas y de obligar a las empresas a situar a mujeres en determinados puestos administrativos por ley. Por el contrario, la periodista parlamentaria considera que la mujer debe estar «allí donde nuestra capacidad nos permita llegar».

Durante su conferencia, recordó los avances logrados por la mujer española durante los últimos treinta años y, aunque reconoció que «todavía hay mucho camino por recorrer», alertó contra las revisiones exageradas del lenguaje que rozan el ridículo. Tras enumerar muchos de los ejemplos en los que la lengua es sexista porque lo era la sociedad, Cernuda se mostró convencida de que «al cambiar la realidad, cambiará el lenguaje». Al mismo tiempo, rechazó los continuos dobletes —«ciudadanos y ciudadanas»— y también el uso cada vez más extendido de la @ para los dos géneros como fórmulas para corregir el uso androcéntrico del masculino. «El lenguaje es una batalla importante, pero no una carrera de obstáculos», si se compara con otros logros alcanzados después de muchos esfuerzos.

Durante el debate, que fue moderado por Ignacio Fernández Sobrino, director de Onda Cero en Castilla y León, el responsable regional de la Cadena Ser, José Castrillo, se lamentó de que en las más de 83.000 entradas del Diccionario de la Real Academia Española de la lengua «predominen los usos inadecuados». Sin embargo, Fernando Bravo, adjunto a la Dirección de El Norte de Castilla, argumentó que «no podemos exigir a la RAE que retire los términos que hoy son sexistas» y, tras recordar que el lenguaje es el principal instrumento de la prensa, justificó el habitual uso del masculino plural en los titulares por un criterio de economía del espacio. Concha Chamorro, de la Cope, coincidió con Pilar Cernuda en la necesidad de aplicar el sentido común y no descartó que con el tiempo se impongan términos como «azafato» y «soldada», antes inexistentes. Lola Leonardo, redactora de El Día de Valladolid-El Mundo abogó por eliminar los anuncios que degradan la imagen de la mujer. José Manuel Negro, director de Informativos de Televisión Castilla y León, opinó que «no deberían existir obstáculos para feminizar el lenguaje, sin caer en el ridículo», mientras que Eduardo Álvarez, director de Canal 4, aseguró que la mujer está haciendo «una revolución silenciosa en los medios de comunicación» a la vez que accede a los puestos de responsabilidad, «no por decreto, sino por un proceso natural». Para Josechu Arroyo, presidente de la APV, «se está haciendo un mundo», y coincidió en que el lenguaje evolucionará cuando cambie la sociedad gracias a la educación.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: