Noticias del español

| | | | | | |

| Nuria González
Diario de León, España
Lunes, 7 de julio del 2008

«LEÓN SE CONVERTIRÁ EN REFERENTE EN LA COSTA OESTE DE ESTADOS UNIDOS»

Entrevista a Daniel Movilla, director ejecutivo de la Fundación de la Lengua Española.


Habrá un antes y un después a nivel internacional tras la apertura del centro que enseñará español a 400 jóvenes americanos. Un proyecto educativo ligado a la generación de riqueza.


Con tan sólo dos años de vida tiene una trayectoria repleta de actividades dirigidas a «comercializar» el español por todo el mundo. La Fundación de la Lengua Española se ha convertido ya en el principal acicate de la ubicación en León del centro de enseñanza del español que tiene previsto poner en marcha la Universidad de Washington a partir del 2009. Así, a León llegarán cada año 400 alumnos americanos a aprender español mientras estudian su carrera.

¿Qué es la Fundación de la Lengua Española y cuáles son sus objetivos?

-Es una entidad privada de ámbito nacional, constituida ante el Ministerio de Cultura. Está formada sólo por empresarios que aportan su dinero y cuyo objetivo es hacer, en primer lugar, una labor social pero vinculada siempre con la promoción de España y del español. Nuestros tres pilares fundamentales, en lo que se refiere a nuestra actividad, son: traer personas a Castilla y León para que generen valor añadido, las nuevas tecnologías y la labor social a través de los once centros de integración de inmigrantes que tenemos distribuidos en Castilla y León, de los que dos están en León, en Trobajo del Camino y el Ponferrada. En estos centros no sólo damos clases de español sino de alfabetización, clases de conducir, normas administrativas y organizamos fiestas comunes con el objetivo de integrar a los inmigrantes. Empezamos con 540.000 euros y nuestro presupuesto actual es de seis millones de euros.

¿Cuáles son las actividades que se realizan desde la Fundación para promocionar el español y nuestra cultura?

-Por un lado organizamos intercambios para todas las personas que quieran conocer nuestro idioma, cultura, gastronomía o costumbres, es decir, vendemos todo de nuestra comunidad. Nuestro lema es «Conozca el corazón de España». Sabemos que no todos los que quieren aprender español pueden venir a España. En este aspecto es dónde entra en juego el tercero de nuestros pilares, las nuevas tecnologías. Con ellas acercamos Castilla y León a esas personas que no pueden desplazarse hasta aquí. Además de cursos y otras actividades, uno de los proyectos más importantes que tenemos en marcha es la elaboración de un videojuego de enseñanza y promoción virtual de todo lo que significa España en general y Castilla y León en particular.

¿A qué población van dirigidas las actividades que organizáis desde la Fundación?

-Hay actividades para todas las edades. Nuestro objetivo es promoción integral del español. Quizá una de las cosas que menos necesarias es atraer a alumnos de primer curso de las universidades porque de eso ya se ocupan las universidades. No se trata de solapar competencias de otras entidades sino de complementar aquello que ya existe y buscar nuevos nichos de mercado que aún no están cubiertos.

Para desarrollar estas actividades es fundamental la colaboración con las universidades.

-Por supuesto. En la actualidad, tenemos convenios con León, Valladolid y Salamanca, cada uno en su actividad determinada. En el caso de León, se ha rubricado un acuerdo con la Universidad de Washington y, fruto del mismo, se pondrá en marcha el Centro de Formación del Español para 400 alumnos americanos que abrirá esta universidad en la capital leonesa.

¿Cómo surgió la idea de implantar un centro de estas características y porqué en León?

-La primera vez que se habló de esta cuestión fue a raíz de una petición que le hizo el cónsul de España en Seattle al presidente de la Junta de Castilla y León. Tras el viaje que realizó una delegación de Castilla y León allí, Herrera volvió impresionado de esa realidad. A partir de ahí ha sido decisivo el interés mostrado por Caja España, la Universidad y la Federación Leonesa de Empresarios. Todo el mundo era consciente de las posibilidades que tenía León. Dado el éxito de los intercambios y el excelente trato recibido aquí por los alumnos, la decana de la Universidad de Washington se desplazó a León hace unos días y fue ella la que planteó la posibilidad de abrir un centro permanente en León como el que tiene en Roma y que sería el segundo de Europa. Para esta ciudad, en el ámbito internacional, hay un antes y un después.

Ahora ya están las bases pero para su desarrollo, ¿se requiere el apoyo de las administraciones?

-Así es. Nosotros estamos intentando concretar de qué estamos hablando. La Fundación se encarga de coordinar todas las posibilidad para que esté en marcha en el 2009. Aún no hay ubicación porque la decisión final depende de ellos pero será algo inmediato.

¿Qué supondrá para la ciudad de León que haya 400 estudiantes americanos cada año?

-Desde luego, la Universidad de Washington es una más de esa zona. Por lo tanto, servirá para que León sea una referencia en la Costa Oeste de Estados Unidos.

¿Continuarán los intercambios pero en sentido inverso, es decir, de León a EE. UU.?

-Por supuesto. El rector de la ULE ya ha anunciado que a partir de septiembre se enviarán diez becarios para trabajar un año allí. También abriremos el primer campamento internacional con el estado de Washington. Empezaremos en verano del 2009, durante 21 días en las instalaciones de la Universidad. Serán 50 jóvenes, de entre 14 y 16 años, los que podrán convivir con chicos americanos con todo lo que eso implica, no sólo el aprendizaje del inglés sino también el conocimiento de otra cultura. Aquí, León volverá a ser referencia entre los adolescentes americanos.

Uno de los aspectos por los que se eligió León, según la decana de la Universidad de Washington, es porque aquí se habla un español «muy limpio». Los que hablamos este idioma, ¿nos damos cuenta realmente de lo importante que es?

-No. En Castilla y León pronunciamos el español de una forma clara, vocalizando, por lo que resulta fácil para una persona que aprende este idioma y, además, somos muy expresivos. En esta zona se habla un español muy bueno y eso lo detectan los que han venido de EEUU a examinarnos.

¿Se puede hablar del español como fuente de riqueza estratégica para la comunidad a corto plazo?

-Por supuesto. Ahora mismo estamos en niveles bajos pero con una estrategia adecuada y común entre las administraciones y la iniciativa privada estamos ante una posibilidad muy importante. El inglés para Inglaterra es más de un 1 % del PIB, más que toda su agricultura.

Por cierto, ¿español o castellano?

-Aquí en España la Constitución habla de castellano, pero cuando sales al mundo tienes que hablar del español, el idioma que hablan 400 millones de personas es el español.

En muchas ocasiones se ve el español como una lengua de segunda, sobre todo en determinados países a pesar de ser la más numerosa, ¿cómo se puede cambiar esto?

-La mayoría de las veces hacemos promoción en países que ya conocen el inglés como primera lengua. El inglés lo estudian 800 millones de personas y sólo 17 millones aprenden el español como segunda lengua. Pero el crecimiento del interés por el español es exponencial. En EE. UU., el 25 % será población bilingüe, hablarán español e inglés, y no hay que olvidar el interés que, cada vez en mayor medida, tienen por el español países como China o India. Tenemos un nicho de mercado muy importante.

¿Hasta qué países ha llegado la labor de la Fundación?

-Muchos. Por ejemplo, Alemania, Francia, Inglaterra, India, Suecia, Holanda, Italia, Suiza o Brasil.

¿Qué proyectos de futuro tiene?

-Seguir abarcando y conociendo nuevos nichos de mercado. Nuestro plan estratégico es convertirnos en la comercializadora de Castilla y León, que los ciudadanos del mundo conozcan lo que tenemos aquí porque es un auténtico tesoro.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: