Noticias del español

| | |

| Ana País, Ximena Aguilar
El País digital, Montevideo (Uruguay)
Jueves, 21 de agosto del 2008

LENGUAS DE AMÉRICA EN MONTEVIDEO

Congreso. Hay 1.300 lingüistas en Montevideo, intercambiando estudios, debatiendo y reuniendo material de análisis. De paso, recorren las librerías de la ciudad buscando libros muy específicos.


«¿Para qué se preocupan de eso con todos los problemas que hay en el mundo?». «Es que existen los problemas porque no nos sabemos comunicar». El taxista no se convenció, pero llevó a la lingüista hasta un lindo restaurante montevideano.

Los 1.300 especialistas en los lenguajes de América Latina que desde el lunes hasta el jueves participaron en un congreso internacional en el hotel Radisson Victoria Plaza se hicieron notar en restaurantes y comercios de la Ciudad Vieja. Para algunos, el hecho de que el XV congreso internacional de Alfal (Asociación de Lingüística y Filología de América Latina) se celebre en Montevideo es una oportunidad de desarrollo del turismo de convenciones, pero para los participantes implica poner al día investigaciones sobre una habilidad que permite que la sociedad exista y se recree a sí misma.

Carmen Ibarra, directora de Easy Planners, dijo que éste fue el congreso más grande que ha organizado en Montevideo. Hubo 1.300 inscriptos, de los cuales unos 200 son uruguayos, y vinieron investigadores de 33 países, de América Latina, Japón, China, Alemania, Suiza, España y otros; la mayoría de Brasil. Se hospedan desde albergues hasta en el Sheraton, informó.

En la primera conferencia plenaria, brindada el martes por Hugo Achugar, se llenó el Ballroom, con capacidad para 1.000 personas, y se transmitió la exposición por circuito cerrado de televisión.

En los momentos de más actividad, el congreso llega a ocupar 26 salas en simultáneo. Se presentan ponencias de mañana, hay cursos al medio día, y reuniones de proyectos de investigación en las tardes, que trabajan analizando grabaciones de diálogos, programas de televisión y radio, textos de tiempos coloniales y hasta políticas educativas.

Investigando. «Lo que pretende este proyecto es reunir una gran colección de materiales de lengua española hablada, que sea representativa desde el punto de vista geográfico y social, de manera de estudiar la forma de hablar el español en distintas ciudades y según diferencias como la posición social, la edad o el nivel de estudios», explicó Francisco Moreno Fernández, coordinador de uno de los grupos de investigación, cuya tarea es realizada en Montevideo por la Academia Nacional de Letras.

«Aquí tratamos de dar una visión de cómo se conforma la modalidad especial que esa lengua traída de Europa va adquiriendo en América hasta volverse un español propiamente americano», explicó Claudia Parodi, coordinadora de otra de las líneas de investigación. «En el contacto con las culturas indígenas se transforma, adquiere palabras para denominar nuevas realidades, y otras que ya existían cambian internamente su significado», señaló como ejemplo.

En otras salas se reúnen investigaciones sobre cómo cambia el lenguaje en la diáspora latinoamericana, sobre las particularidades del uso del idioma en los medios de comunicación o sobre gramática de las lenguas amerindias, explicaron otros coordinadores de algunas de las 20 líneas de investigación que se realizan en distintos países y se reúnen en los congresos de Alfal, cada tres años.

Muchas buscan definir las variaciones regionales, para conformar un diccionario del idioma argentino o un atlas lingüístico de Brasil, y otras se interesan por los lugares de encuentro de distintas lenguas o maneras de usar el lenguaje

Usos. «Los uruguayos son más proactivos, los quiteños son menos impositivos, usan más formas de cortesía, mitigan mucho, los uruguayos son más al punto», describe un estudio que compara las formas de pedir en un comercio en Montevideo y Quito, que fue presentado en el grupo de pragmática del español, que coordina la lingüista Carmen García.

«Yo voy a analizar cómo hacen una reprimenda los argentinos, los peruanos y los venezolanos. Los cambios dependen de las bases culturales, de las expectativas de comportamiento, qué espera un peruano en una relación entre una persona de más poder y otra de menos. Eso se ve en la manera de hablar y la de responder, en lo que acepto que me digan y en lo que no», explicó García. «También tenemos la necesidad de mantener una cierta imagen personal y pública. En algunos países tiene mayor importancia alabar la propia imagen, en otros protegerla y parecer más recatado. Eso crea estereotipos, puede generar conflictos y de hecho los genera», añadió.

«Para nosotros el lenguaje es importante, determina desde las relaciones cotidianas hasta las políticas, la guerra o la paz», dijo García, quien consideró que no tuvo éxito al comunicarle la relevancia de esos estudios al taxista. Luego, en su almuerzo en el restaurante, recordó una anécdota que hubiera ayudado: «Hace unos años hubo un accidente de aviación. Un piloto de una linea aérea colombiana llegaba a Nueva York y se le estaba acabando la gasolina. Debido a su forma de hablar, no podía exigir aterrizar, su cultura no se lo permitía. Decía «mire que tendría que…» Hubo otras fallas, pero también fue por la comunicación».

Las cifras

1.800 Son las ponencias agendadas en el congreso, ya que algunos de los 1.300 participantes presentes exponen más de un trabajo.

20 Son las líneas de investigación que se continúan en distintos países y que se reúnen cada tres años en los congresos de Alfal.

Zafra para los libreros

EL GALEÓN. «Para un mercado reducido y deprimido, el congreso da un movimiento importante», dijo Roberto Cataldo, dueño de la librería anticuaria El Galeón. En la última semana un chileno, una mexicana y dos brasileños llegaron al local en busca no sólo de títulos sobre lingüística, sino también de artes plásticas y vinos nacionales, por ejemplo.

LINARDI Y RISSO. «Los que se identificaron como parte del congreso miraron libros de distintos temas. Vienen sobre todo a conocer el lugar porque bibliotecólogos uruguayos se lo recomendaron. Hoy en día somos uno de los referentes de la zona», contó Óscar Echudy, empleado de Linardi y Risso. En general, la mayoría de los clientes extranjeros van a la librería porque tiene renombre, dijo, y no porque los guías turísticos incluyan ese tipo de sitios en sus recorridos por Montevideo.

MÁS PURO VERSO. Los integrantes del congreso que llegaron a la flamante Más puro verso buscaban sólo textos sobre lingüística, dijo Ruben Forni. Según le han comentado, no todos los libros sobre esta temática son traducidos al portugués o no llegan las principales editoriales a toda Latinoamérica.

JOCMA Y HECHO ACÁ. El stand de libros y productos artesanales uruguayos dentro del Radisson está vendiendo bien, dijeron los empleados. Tienen souvenirs y pequeños regalos, además de libros específicos de teoría lingüística, en particular muchas ediciones antiguas difíciles de encontrar. De hecho, los libros caros están teniendo buen mercado, por ejemplo uno sobre historia de la lengua española que vale unos $ 2.000. Prácticamente no llevan textos de ficción de escritores nacionales.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: