Noticias del español

| | | |

|

Miguel A. Forascepi 

laopinión.es (Tenerife)

Martes, 7 de agosto del 2012

LENGUA MADRE


La lengua madre del español es el latín; lo curioso es que estamos incorporando palabras cuya base es latina, pero que no proceden del latín, sino del inglés. 


Me permito remedar el título de una conocida obra de Bill Bryson sobre la lengua inglesa, Mother Tongue, como punto de partida de esta reflexión sobre la influencia de esta lengua sobre la española, en un aspecto particular: el calco semántico o préstamo de sentido. Bien es verdad que esta situación no afecta sólo al español, sino también a otras importantes lenguas como la francesa, quizá con mayor intensidad aún. Con razón R. Etiemble preguntaba desde el título de su libro de 1963: Parlez-vous franglais?

Todo el mundo sabe que la lengua madre del español es el latín. Lo curioso es que estamos incorporando palabras cuya base es latina, pero que no proceden del latín, sino del inglés. Éste no nos las exporta con su significado original, sino con el que le ha dado esa lengua. Tal es el caso de versus —usado, sobre todo, en contextos deportivos—, que en latín significa 'hacia'; nos llega, en cambio, con el significado de 'contra'.

Lo que no es tan notorio es que también el latín sea la lengua madre del inglés. La lengua que coloniza hoy el mundo, igual que lo hizo aquélla, es un conglomerado de muchos elementos de distinta procedencia: celtas, anglosajones, latinos, escandinavos, normandos, frisones, holandeses… Pero la mayor influencia, en el lenguaje culto, sigue procediendo del latín, que constituye la fuente esencial en la que ha bebido el inglés desde la romanización y, sobre todo, desde la cristianización de la Isla, pasando por su uso como lingua franca en las universidades y en los tratados científicos y filosóficos: Harvey, Newton o Bacon escribieron sus obras en latín.

La consecuencia es el gran número de palabras de base latina que maneja el inglés culto y literario. Un gran número de ellas coincide en inglés y español —al menos en gran parte de su grafía—, pero su significado difiere notablemente: suelen llamarse «falsos amigos», pues pueden inducir a error sobre su identidad en ambas lenguas. Así library no es 'librería', sino 'biblioteca'; bigol no es 'bigote' sino 'fanático'; bizarre, no es 'bizarro', sino 'grotesco'; rope no es 'ropa' sino 'soga'; exit no es 'éxito' sino 'salida'; constipated no es 'constipado', sino 'estreñido'; egregious no es 'egregio' sino 'atroz'; suave no es 'suave' sino 'amable, cortés'; actual no es 'actual' sino 'real, verdadero'; etcétera, etcétera. 

[…}

 

Leer el artículo completo

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: