Noticias del español

| |

| Jineth Prieto
www.vanguardia.com, Colombia
Miércoles, 2 de junio del 2010

LAS VARIACIONES DEL LENGUAJE

«Si bcn sto d star conctado.


Yo = stoy poco rato


en sto xq ay lokos q c friqan y puedn star oras. Yo xteo toos los días x lo – 10 mntos».


Cita tomada de un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD.


Esta cita le ¿Parece ilegible?, ¿sin normas ortográficas y gramaticales? o ¿una burla al lenguaje?, pues bien, esa es la nueva forma de escribir de los jóvenes y es más común de lo que usted cree.

Y es que aunque se vea como algo disparatado, sin sentido o como una manifestación de la pereza de las nuevas generaciones de adolescentes, es la más reciente forma idiomática para comunicarse por medio de mensajes de texto y chats.

Adolescentes desde los 13 años manejan esos códigos muy bien y traducirían el significado de este texto en cuestión de segundos de esta manera:

«Sí bacano esto de estar conectado.

Yo igual estoy poco rato en esto por que hay locos que se frican y pueden estar horas.

Yo texteo todos los días por lo menos 10 minutos».

Sí, es así de sencillo, y si se piensa bien la fórmula para descifrarlo es simplemente agregar vocales y cambiar signos por letras.

Para el Lingüista, Puno Ardila, «estos nuevos códigos aparecen por pereza de los adolescentes, quienes en búsqueda del ahorro a la hora de comunicarse crean formas de hacerlo más sencillas».

Es así que la conversación virtual se ha convertido en un híbrido entre lo oral y lo escrito y ha hecho que los mensajes de texto sean citas escritas en forma oralizada, es decir, los jóvenes escriben como hablan y lo que en realidad les importa es comunicar.

Sin embargo, las jergas que los jóvenes establecen van mucho más allá de las que implementan en aparatos tecnológicos. En su día a día los adolescentes construyen frases, se idean palabras y en general buscan nuevas maneras de expresarse.

Al respecto, expertos de la Fundación del Español Urgente coinciden en que a pesar de que el origen de las jergas juveniles no está muy definido, existen razones para la creación de ese lenguaje, como el interés de los jóvenes por crear un código diferente al del adulto que marque el límite de edad y elabore un lenguaje con el que identificarse.

En este sentido el sociólogo Julio César Acelas, explica que «las palabras, códigos o frases que los jóvenes utilizan para comunicarse parten de un sentimiento de identificación que ellos desarrollan, por eso a lo largo de la historia las diferentes generaciones de jóvenes han buscado la manera de expresarse. Particularmente en Colombia la palabra 'chévere' es el caso más común. Primero sólo fue parte de jóvenes, luego se extendió a adultos y llegó un punto en el que fue de dominio popular y la Real Academia Española tuvo que aceptarla».

No obstante, no se puede negar el hecho de que el lenguaje de los adolescentes está directamente relacionado con las nuevas tecnologías de comunicación, que son las herramientas que les ofrecen un contacto permanente con sus iguales y con lo que les interesa.

Las jergas juveniles en realidad son construcciones propias de la edad y no de la cultura, los hablantes abandonan su lenguaje característico en la medida en que maduran.

Amañarse: encariñarse.

Avión: persona astuta, despierta.

A pata: a pie.

Boleta: Odioso, malo.

Bueno: guapo, atractivo.

Barajarla más despacio: explicar con más detalles.

Camello: trabajo

Cansón: fastidioso.

Carreta: mentira.

Chimba: Bacano, chévere

Dar papaya: dar motivos para burla.

Dárselas de…: presumir de…

De ataque: grandioso, estupendo.

Embarrarla: cometer un error.

Empiñatado: entusiasmado.

Echar los perros: cortejar a alguien.

Hablar paja: hablar mucho o mentir.

Hacer el dos: hacer un favor.

Goma: afición, entusiasmo.

Gorrero: que abusa de los demás.

Guiso: De mal gusto.

Joder: molestar.

Llave: amigo íntimo.

La pálida: malestar.

Llevar con la doble: ser hipócrita.

Mamera: cosa aburrida; pereza.

Marcar: besarse.

Maricada: una estupidez.

Ni ‘puel’ putas: no, de ninguna manera.

Ñero: persona callejera.

Olla: sitio donde se vende droga.

Pailas: estar mal.

Parche: grupo de amigos, pandilla.

Pirobo: hijo de familia rica.

Sapo: chismoso.

Sardino: persona joven.

Severo: Lo máximo, sin igual

Sollado: Diferente, divertido.

Taita: papá.

Tirar: tener relaciones sexuales con alguien.

Tombo: policía.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: