Noticias del español

| | |

| Sandra Penelas
farodevigo.es, España
Sábado, 19 de septiembre del 2009

LAS SENTENCIAS ENGORDAN EL DICCIONARIO

Una tesis sobre el Constitucional recomienda introducir en los glosarios los neologismos que crean los magistrados.


Desde finales de los años noventa, el lenguaje jurídico de las sentencias del Tribunal Constitucional se ha ido olvidando de su poso conservador para «aproximarse» al que se utiliza a diario en el resto de ámbitos ciudadanos. Aun así, la adaptación no ha sido demasiado intensa y los magistrados continúan poniendo en entredicho el principio de tutela efectiva que les obliga a ser comprendidos por todos los litigantes.

«Algunas veces explican entre paréntesis el significado de las palabras y, en la medida de lo posible, intentan utilizar un lenguaje menos técnico y fácil de entender, lo que no significa prescindir de tecnicismos y latinismos», puntualiza Concepción Varela, una filóloga de la Universidad de Vigo que ha estudiado para su tesis el léxico utilizado en más de dos mil sentencias dictadas por el Alto Tribunal entre 1987 y 1997.

Esta tarea ingente le valió ayer la calificación de cum laude ante un tribunal formado por catedráticos procedentes del ámbito de la Lingüística y el Derecho Constitucional.

Varela, que también es profesora en el instituto Manuel Antonio y en la universidad, recomienda la inclusión en los glosarios de las nuevos vocablos que crean los juristas, como procedible o procedibilidad.

«Los utilizan a diario desde hace treinta años y muchos todavía no han sido incorporados a los diccionarios», explica la filóloga antes de añadir que en la formación de estas palabras «no son audaces» y recurren en la mayoría de los casos a la sufijación y la composición sintagmática.

«En líneas generales es un lenguaje muy conservador, pero en los últimos años se aprecian más neologismos que en los ochenta y los noventa, además de menos latinismos que en las sentencias del Tribunal Supremo», añade.

La tesis ha sido dirigida por la catedrática de Lengua española María do Carmo Henríquez, que tiene en su haber numerosos trabajos sobre la utilización del lenguaje en el ámbito jurídico y con la que Concepción Varela comenzó a colaborar tras licenciarse en Hispánicas.

En su trabajo también ha contado con la ayuda del profesor de Derecho Romano del campus ourensano Guillermo Suárez. «Él me orientó en el significado de los latinismos que ni siquiera aparecían en los diccionarios especializados», apunta.

Otras características del lenguaje utilizado por los magistrados del Tribunal Constitucional en sus sentencias es la utilización de tecnicismos que, en muchos casos, tienen sus orígenes en el Derecho romano, y de palabras cuyas acepciones varían en el ámbito jurídico.

«La palabra casar, por ejemplo, en derecho significa 'anular'. En estas ocasiones no es suficiente con entender el concepto en la lengua común y hay que recurrir a dicionarios especializados», comenta.

Varela también ha estudiado los marcadores de discurso, esto es, los mecanismos que unen los párrafos y ordenan el texto de la sentencia enumerando o introduciendo conclusiones como la expresión a todo lo expuesto: «En su mayoría proceden de la lengua común, pero también hay fórmulas arcaicas. Es el caso de por ende», ejemplifica.

La intención de Concepción Varela es la de seguir profundizando en este ámbito de investigación y atar todos los «cabos sueltos» que ha dejado su tesis.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: