Noticias del español

| | | | |

| Ricardo Espinosa «juan Recaredo»
El Siglo Durango (México)
Martes, 19 de Junio del 2007

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: UN JURAMENTO QUE ¿CUMPLIMOS?

¿Por qué les decimos gringos a los estadounidenses? Ante esta pregunta surgen muchas explicaciones apócrifas, explicaciones falsas, mentirosas.


Se dice que los de Estados Unidos, cuando andaban invadiéndonos, venían en su clásico uniforme verde y la gente ya harta les decía ¡green go! o sea ¡verdes, váyanse a la fregada! Pero eso no es cierto.

También se dice que los soldados estadounidenses durante la guerra con México siempre andaban cantando Green grow the lilacs (Verdes crecen las lilas) y que del green grow nació el vocablo «gringo», explicación que también me parece una bonita leyenda pero poco menos que absurda.

La palabra gringo está en el diccionario de la Real Academia Española como «extranjero». Se supone que antiguamente todo lo que estaba en un idioma extraño se decía que parecía estar en griego, como nosotros decimos ¡está en chino! La palabra GRINGO se supone que es una descomposición de la palabra GRIEGO en su sentido de que es algo extraño e incomprensible para mí.

Luego eso de que no se debe decir «un vaso DE agua» sino «un vaso CON agua» también es una vil mentira. Es correctísimo decir un vaso de agua. Pero nos preocupamos mucho por decirle al mesero tráeme un vaso con agua, y luego le pedimos también un plato de frutas o una tacita de café y nadie se fija en eso.

Hay figuras retóricas que nos permiten decir el continente por el contenido, o el autor por la obra o una parte por el todo.

Le aplaudió todo el teatro… Estoy leyendo a García Márquez… El señor tiene cinco mil cabezas de ganado.

Son formas de hablar en sentido figurado.

Somos muy cuidadosos con algunas de estas creencias pero cuánta gente entenderá por ejemplo lo que dice el Himno Nacional.

A cada rato hasta en la ceremonia previa a una pelea de box, se canta el Himno Nacional, bellísimo… pero decimos «… un soldado en cada hijo te dio». ¿Y es cierto eso? ¿Lo decimos con sinceridad?

¿Se imaginan que en un momento dado la Patria nos tome la palabra y nos diga «Ahora sí venid todos hijos míos a defenderme como valientes soldados porque un extraño enemigo anda con intenciones de profanar con su planta mi suelo» ¿Ustedes qué creen que pasaría? ¡El corredero de gente! ¿No? ¿Pues no que íbamos a aprestar el acero y el bridón? Pero si ni siquiera sabemos qué es el bridón.

Es muy peligroso andar aprestando cosas que uno no sabe ni lo que son.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: