Noticias del español

| | | |

| Ricardo Espinosa «Juan Recaredo»
El Siglo de Durango (México)
Martes, 25 de marzo del 2008.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: RESTAURANTE

En un restaurante se restaura energía


Venite ad me omnes qui


stomacho laboratis


et ego restaurabo vos...


Ese fue el letrero que puso un parisino a la entrada de su mesón y a pesar de que nadie le entendía muy bien al latín, su «campaña» publicitaria tuvo mucho éxito.

El mesón era lo que es ahora un restaurante. ¿Y por qué cambió de nombre? ¿Por qué dejó de ser mesón para convertirse en restaurante? Pues dicen que precisamente por ese letrero que puso este «cuate» que se apellidaba Boulanger en 1765. Bueno, él se apellidaba así siempre, pero el latinajo lo puso en ese año, y lo puso muy visible a la entrada de su «casa de comidas».

La traducción del famoso reclamo es: «Veníd a mi casa hombres que tenéis el estómago débil y yo os restauraré». Yo sinceramente hubiera pensado más que se trataba de un gastroenterólogo que ofrecía algún tratamiento de restauración para todo aquél que tuviera el estómago débil, de ésos que con cualquier salsita picosita protestan con úlceras, gastritis o de perdido con un buen cólico.

El hecho es que a partir de la ocurrencia de Boulanger, las casas de comidas pasaron a llamarse restaurantes y los cocineros (en París) desde entonces fueron los restauradores.

Hay que insistir, eso sí, que la palabra adoptada por nuestro idioma es RESTAURANTE y no restaurant. La palabra restorán recientemente fue aceptada por la Academia de la lengua como una opción válida.

El domingo, día de salir de paseo con la familia, casi siempre se plantea uno dos opciones: o ir a un restaurante o ir de picnic. ¿Y qué es un picnic o de dónde salió esta curiosa palabrita? Este vocablo –que por cierto no está admitido por la Real Academia Española- es de origen inglés.

Un picnic es una «jira», es decir, una merienda campestre en la que se suele «picotear» algún piscolabis (en México el piscolabis es la botana) sin llegar a comer en forma. El picnic es como un picoteo, una forma de botanear.

Otra palabra extranjera que utilizamos con frecuencia es quermés. Casi siempre la usamos como KERMESSE pero lógicamente, si la adoptamos y la adaptamos a nuestra lengua (de hecho, ya está aceptada) tiene qué escribirse con las letras que corresponden a su pronunciación en español: Quermés.

La palabra kermesse proviene del francés, en particular del flamenco. De hecho es el nombre de la fiesta anual de los municipios flamencos en tiempos de carnaval. De origen religioso, este tipo de festejos evolucionaron hasta tomar un carácter totalmente profano, pero ahora parecen haber recuperado su concepto de fiesta parroquial.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: