Noticias del español

| | | | |

| Juan Recaredo
El Siglo de Torreón (Torreón Coahuila, México)
Jueves 11, de enero del 2007

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: EXTRAÑANDO A PLUTÓN

¿Se ha fijado usted que casi todos los planetas son del género masculino? Mercurio, Júpiter, Saturno... Marte, ni se diga. Era el dios de la guerra y nadie osaba dudar de que este señor era muy macho. Macho y gacho porque luego le daba por ser arbitrario, sobre todo cuando por quítame allá esos asteroides, lo hacían enojar.


Bueno, hasta Venus con todo y que representa a la diosa de la belleza, es un planeta machín y nunca se ha podido probar lo contrario. Dice uno: ¡Mira, allá está Venus! Es ése (no esa) que se ve muy brillante!

De Plutón —el que ya ha sido eliminado de la comunidad planetaria— se dicen muchas cosas, muchos rumores… y es que cuando están diciendo el horóscopo y de repente le salen a uno con que «tu planeta es Plutón» pues se siente feo y no deja uno de preocuparse.

Todas estas dudas surgen porque la palabra planeta termina en A y la mayoría de los sustantivos con esa terminación, en nuestro idioma, se refieren a sujetos femeninos.

El único planeta que es netamente femenino y no deja lugar a dudas es el nuestro: La Tierra. ¿Por qué será? Quizá la explicación es que hacemos una identificación con la Madre Tierra. Sin embargo, cuando nos decepcionan nunca decimos: ¡Uuuh, esto ya valió tierra!

La Madre Tierra es la que nos da cobijo y sustento, la que pone a nuestra disposición lo necesario para que podamos subsistir.

Un planeta es un vagabundo… Bueno, al menos la raíz planus significa extendido (plano). Lo plano es lo que se extiende, se desparrama sin rumbo fijo y andar sin rumbo fijo es vagar.

En el griego ya aparece planet como errante… Eso quiere decir que los planetas eran acusados de andar siempre vagando… como si fueran muy baquetones y no tuvieran algo mejor qué hacer…

Se les acusaba de tal cosa porque se creía antiguamente que esos cuerpos que a simple vista se veían móviles, pues se dedicaban a andar errabundos por el cielo entre estrellas fijas y alrededor de una tierra también fija.

Claro, por más cuerditas que fueran, los astrónomos antiguos nunca se iban a imaginar que su planeta, éste en el cual estamos, se está moviendo y girando constantemente.

En esa época, Urano, Neptuno y Plutón todavía no hacían su debut en sociedad, así que lo que veían los astrónomos eran siete cuerpos aburridos que no tenían a dónde ir. A saber: el Sol, la Luna (tenía nombre femenino pero como sabemos, luego resultó que no era planeta), Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno.

A la Luna le pusieron nombre femenino ¿por qué cree usted? Pues porque su ciclo es de 28 días. ¡Deveras! De hecho la palabra mes, antes era men que significaba luna y en otros idiomas, empezando por el inglés, se parecen mucho mes y luna: month y moon.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: