Noticias del español

| | | |

| Juan Recaredo
El Siglo de Torreón, (México)
Domingo, 18 de noviembre del 2007

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: DESASTRE

Entre los astros y los desastres sí hay relación.


¿Qué es un desastre? Pues una desgracia, una tragedia. Algo que no queremos que pase pero luego pasa y ya ni modo. Hay qué prevenirnos contra los desastres porque después… ya nada será igual.

Vámonos ahora al origen de la palabra desastre y nos encontramos con que existe una relación entre los desastres y los astros. De hecho se supone —o se suponía— que los desastres eran desgracias provocadas por influencia de los astros. De ahí lo parecido del nombre.

Así es el idioma, ¿qué quiere usted? Entre unas y otras palabras a veces encontramos relaciones insospechadas y en ciertas ocasiones, hasta contradictorias.

¿Y la familia? Bien, gracias…

Me refiero a que la palabra familia originalmente significa un grupo de personas que viven bajo un mismo techo, pero si nos vamos más a lo hondo, nos encontramos con que la familia era el grupo de criados que atendía una casa.

¿Qué es una fámula? Pues una casa-servidora, una sirviente (no deberíamos decir sirvienta. Debería de ser sirviente para masculino o femenino). Pues sí, una fámula es una ayudante doméstica. Bueno, pues la palabra familia proviene de fámulus que en latín viene siendo fámulo o fámula, el o la sirviente.

Ahora caigo (¡zás!) Sí, ahora caigo por qué las señoras madres de familia, cuando se desesperan porque nunca terminan con el trabajo de la casa y porque no tienen quién les ayude, se sueltan gritando: ¡¡¿Qué acaso yo soy la sirvienta…?!! Pues sí, porque ellas son parte de la familia.

Tienen también parte de razón las fámulas que quieren que se les trate como si fueran de la familia… Y ya que hablamos de mujeres y traiciones, como dice cantando Martín Urueta, veamos una palabra que se relaciona directamente con ellas: la menopausia.

La menopausia se refiere exclusivamente a mujeres, pero eso no es una regla etimológica, es decir, que se derive de la raíz de la palabra. Es simplemente una cuestión de costumbre.

La palabra menopausia suena a que algo se va haciendo menos, que se va disminuyendo, pero no es así. Las raíces de esta palabra son griegas: men que significa mes o luna y pausis que es lo que cesa, lo que hace una pausa o se detiene.

Entonces la menopausia es lo que se detiene mensualmente y ya lo demás creo que sobraría explicarlo detalladamente.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: