Noticias del español

| | | | | |

| Juan Recaredo
El Siglo de Torreón, México
Lunes, 10 de noviembre del 2008

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: ASÍ LO DICE NUESTRO PUEBLO

Cada pueblo o región tiene su particular manera de hablar y eso hace que se vaya formando un vocabulario especial que los demás, los que no viven en ese pueblo o en esa región, no entienden o entienden equivocadamente, pero eso es lo que lo hace más folclórico y en muchos casos, hasta más divertido.


Por ejemplo en mi querido norte mexicano, en el área que comprenden principalmente parte de Nuevo León, de Coahuila y de Tamaulipas, hay una serie de palabras, a cual más ingeniosas y que, aunque no tengan el respaldo académico, describen con mucha precisión lo que quieren decir.

Por ejemplo, un caguías. Para usted ¿qué es un caguías? ¿Nada, verdad? Pues en mi rancho un caguías es un tipo muy irascible o muy miedoso. Y es que una emoción tan fuerte como la ira o el terror, pueden provocar que el intestino se afloje, los esfínteres se abran y el sujeto —por causa de esa intensa emoción—, tenga una evacuación intestinal.

Entonces el caguías es aquél que con frecuencia sufre de esa liberación escatológica, recordando que lo escatológico es todo lo que se relaciona con los excrementos.

¡Ah, cómo serás contrecho! Decía mi madre nacida en Allende, N.L., un poblado cercano a Monterrey. La palabra contrecho es una forma corta de decir contrahecho y el diccionario incluye las dos, aclarando que ambas se refieren a un sujeto tullido o deforme. Pues para mi madre contrecho era el que «para todo y en todo te da la contra», el que siempre quiere que las cosas sean al revés de cómo tú las dices.

Otra expresión muy norteña, especialmente de esa región es «con toy todo». La expresión completa sería «con todo y todo» pero en mi rancho se abrevia de la manera descrita. Por ejemplo, de un tipo que se lanzó al río sin desvestirse, se dice que «se tiró al río con toy todo», es decir con la ropa puesta.

En el Diccionario de la lengua española, gallón es un vocablo que se relaciona con ciertos adornos arquitectónicos. Pues en los pueblos norteños un individuo gallón y más que eso, una mujer «bien gallona» es la que sabe defenderse, la mujer valiente que no se deja amedrentar fácilmente. Aunque generalmente al gallón y a la gallona se le relaciona con las agallas, órganos que por lo general simbolizan la audacia o valentía, yo pienso que en este caso ser gallón o ser gallona es ser como el gallo, que defiende su gallinero con fuerza despiadada, como diciendo «todas estas gallinas son para mi uso personal y pobre de aquél que trate de invadir mis dominios para usar y abusar de ellas». En eso sí el señor gallo es muy delicado.

Hay muchas más palabras del vocabulario rústico, norteño y campirano que además me encanta porque constituye una forma de hablar ingeniosa y divertida.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: