Noticias del español

|

| Agencia EFE

Las mujeres de la RAE

Soledad Puértolas es la quinta mujer que accede a la Real Academia Española de la Lengua. Antes, otras destacadas figuras de las letras en España ya habían ocupado un sillón.

Margarita Salas

La bioquímica Margarita Salas, Premio Nacional Santiago Ramón y Cajal, se convirtió el 20 de diciembre del 2001 en la primera mujer científica que formó parte de la Real Academia Española al resultar elegida en segunda votación por amplísima mayoría. La candidatura de Salas, la única que se había presentado para cubrir la vacante dejada en la Real Academia Española por el poeta José García Nieto, fallecido en febrero del mismo año, estaba respaldada por los académicos Angel Martín Municio, Antonio Colino y Valentín García Yebra.

Al finalizar las votaciones, en las que estuvieron presentes 22 académicos, el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, dijo que Margarita Salas era «la persona idónea» que buscaba la Academia «por su gran calidad intelectual de investigadora y por su gran calidad humana».

La Academia quería atender las necesidades específicas de atención al léxico científico pero también tener en cuenta «esa dimensión de la calidad humana de la persona, tan necesaria en una corporación muy limitada como es la académica». Margarita Salas «cumple esas dos características de manera eminente, y si a eso añadimos que es una mujer, pues entonces más contentos todavía», dijo con énfasis el director.

Investigadora de gran prestigio y discípula de Severo Ochoa, Margarita Salas no resultó elegida en primera votación, porque es prácticamente imposible conseguirlo, dado que se necesita el respaldo de los dos tercios de los académicos, tanto de los asistentes como de los ausentes, que pueden votar por correo.

Ana María Matute

La escritora Ana María Matute fue elegida, el 26 de junio del 2006, miembro de la Real Academia Española de la Lengua para ocupar el sillón K (vacante de Carmen Conde). Ingresó en esa institución dos años después (18 enero) con el discurso En el bosque.

Está considerada por la crítica literaria como «prosista de una gran capacidad de fabulación» y una experta en narrativa infantil. Su temática gira en torno a tres ejes: los niños, la incomunicación humana y el paraíso imposible.

Inés Fernández-Ordóñez

El 18 de diciembre del 2008, la filóloga Inés Fernández-Ordóñez, de 47 años, catedrática de Lengua de la Universidad Autónoma de Madrid, fue elegida para cubrir la vacante del poeta Ángel González (1925-2008) en la Real Academia Española. Fernández-Ordóñez fue elegida en la tercera ronda de votaciones y se unió así a las demás académicas, Ana María Matute, Carmen Iglesias y Margarita Salas.

La candidatura de Fernández-Ordóñez fue la única que se presentó para cubrir la vacante de Ángel González y había sido propuesta por José Antonio Pascual, Margarita Salas, y Álvaro Pombo. Después de que el secretario de la Academia, José Manuel Blecua, diera a conocer los resultados de la votación, el filólogo José Antonio Pascual dijo que con esta incorporación se abría «una puerta hacia la modernidad», porque la nueva académica combina la filología y la lingüística. La científica Margarita Salas dejó claro que Fernández-Ordóñez no fue propuesta como académica por ser mujer, sino porque la RAE «busca la excelencia».

Fernández-Ordóñez (Madrid, 1961) es una «rara avis», como ella misma reconoce, que ha sabido aunar en sus investigaciones la Lingüística y la Filología, según la tradición de la escuela filológica española, fundada por Ramón Menéndez Pidal. En una entrevista con Efe, poco antes de confirmarse su elección, la filóloga aseguró que su ingreso en la Academia era «un gran honor» y «una noticia magnífica para todas las mujeres», con independencia de que la beneficie a ella personalmente. «Realmente es un progreso innegable, porque lo cierto es que la Academia no está ahora mismo acorde con lo que es la sociedad», afirmó Fernández-Ordóñez.

Discípula de Diego Catalán, fallecido en abril de este año, la académica es especialista en la dialectología, actual e histórica, del español, y se interesa sobre todo por la variación gramatical. Sus publicaciones sobre el leísmo, laísmo y loísmo, una de las áreas por las que es más conocida, han servido para comprender mejor estos usos de los pronombres e identificar la existencia de varios sistemas pronominales en el centro y norte de la Península. Desde su tesis doctoral, se ha dedicado también a la edición crítica de textos medievales y al estudio de los textos históricos y cronísticos de la Edad Media, sobre todo los producidos bajo el patronazgo de Alfonso X el Sabio: la Estoria de España y la General Estoria, ambas escritas en torno a 1270-1284.

Carmen Iglesias

Es miembro de la Real Academia Española y de la Real Academia de la Historia, catedrática de Historia de las Ideas Morales y Políticas en la Universidad madrileña Rey Juan Carlos y ex directora del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Es la segunda mujer miembro de la Real Academia de la Historia, tras Mercedes Gaibrois de Ballesteros (elegida en los años cuarenta). Elegida el 16 de junio de 1989 para ocupar la vacante de Antonio de Vargas-Zúñiga y a propuesta de Miguel Artola, Gonzalo Anes y su maestro, Díez del Corral, leyó ante la Familia Real española su discurso de ingreso en la institución, Individualismo noble e individualismo burgués, el 4 de noviembre de 1991.

A su vez fue la cuarta mujer en ingresar en la Real Academia Española, tras Carmen Conde, Elena Quiroga y Ana María Matute. El 30 de septiembre de 2002 leyó ante la Familia Real el discurso titulado De Historia y de Literatura como elementos de ficción. Dos años atrás, el 13 de abril de 2000, había resultado elegida para la vacante de Gonzalo Torrente Ballester, a propuesta de Manuel Alvar, Eduardo García de Enterría y Juan Luis Cebrián.

Ha recibido, entre otras distinciones, el Premio Internacional Montesquieu (1985), la Orden de las Palmas Académicas de Francia (1992), la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio (1995), el Premio Valores Humanos del Grupo Correo de Comunicación (1996), el Premio Lafuente Ferrari de la Asociación de Críticos de Arte de Madrid (1999), el Premio Nacional de Historia de España (con otros autores por dos libros colectivos-1998 y 2000), el premio Alfiler de Oro Mujer Siglo XXI (2001) y el premio FIES de Periodismo (2001).

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: