Noticias del español

| | | |

| María Luisa García Moreno
Verde Olivo, Cuba
mayo-junio 2010

LA RUEDA Y EL SURGIMIENTO DE LA CABALLERÍA DE COMBATE

En Sumeria, hacia el 2800 a. n. e. se inventó la carreta y hacia el 3200 a. n. e., la rueda —del latín rota— hecha con planchas de madera ensambladas. A partir de entonces se generalizó el empleo de carretas de cuatro ruedas, origen del carro de combate —antecedente del vehículo de guerra blindado—, tan valioso en el campo de batalla como útil a la hora de mostrar la riqueza y el poder de sus dueños.


En diferentes ciudades de la antigua Mesopotamia se han encontrado sus huellas: en los ajuares de las tumbas reales de Ur, se halló un estandarte que representa, entre otras actividades, hombres armados que ofrecen al rey un carro de cuatro ruedas, tirado por dos onagros —asno salvaje—. También puede apreciarse un auriga —del latín auriga, 'hombre que gobernaba caballos y carros'—, y un arquero —'soldado que peleaba con arco y flechas'—, quienes pasan sobre los cadáveres de los enemigos vencidos.

Los habitantes de Kish usaban un carro parecido, pero de dos ruedas y una especie de llantas —del francés jante, 'cerco metálico exterior de las ruedas de los coches de caballos y carros'—, posiblemente metálicas, destinadas a asegurar el agarre al suelo y potenciar la velocidad. En las excavaciones de Tell Agrab, apareció la más antigua representación de una cuadriga, del latín quadriga, 'tiro de cuatro caballos usado en la Antigüedad para las carreras del circo y en los triunfos'.

Con respecto a las causas de la poca efectividad para la maniobra de estos primeros carros, hay que destacar lo arisco de las bestias que se empleaban como animales de tiro y las pesadas ruedas. Pero oleadas armadas de arios se movilizaron hacia estas regiones acompañados de armas de bronce y caballos —del latín caballus, originalmente 'caballo castrado, de trabajo' y luego, en latín vulgar, en general «caballo» (también existen las palabras latinas eqqus y su femenino equa, de las cuales se derivan yegua, yeguada y cultismos como ecuestre, equino, equitación, y la griega hippós, de la que se derivan hipismo, hipódromo y otras).

Se cree que la península de Anatolia fue la cuna de la rueda de radios —del latín radius, 'segmento lineal que une el centro del círculo con la circunferencia', 'rayo de la rueda'— y que bien pudieron ser sus inventores los asirios o los hititas. Para estos últimos, grandes guerreros, la docilidad y la rapidez eran cualidades prioritarias en el tiro del carro ligero de combate; de modo que la mejora introducida en la rueda fue paralela a la adopción del caballo.

Con el tiempo, los carros ligeros perdieron su utilidad militar, aunque no la de lucimiento personal. Grecia introdujo la cuádriga en las carreras. Roma, a pesar de tener prohibida la entrada del ejército a la ciudad, recibió a sus generales y emperadores victoriosos en sus carros militares; de ahí que «la entrada solemne en la ciudad de un general vencedor con su ejército» se denomine triunfo.

Y nada, una vez más comprobamos la relación existente entre la historia y el lenguaje humanos, tan estrecha, que no puede hablarse del origen de determinados vocablos de nuestro idioma sin ir a sus raíces en la historia.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: