Noticias del español

| Esther Miguel Trula (Magnet, España)

La RAE nos explica cómo han conseguido vencer a los «trolls» de Twitter en su propio terreno

¿Existe alguna forma de vacile más divertida que la de increpar a las instituciones oficiales para los asuntos más mundanos?

La respuesta obviamente es que no la hay, así que, una vez aceptamos eso… ¿no es acaso la forma más sencilla de trolear que tenemos a mano la de meternos con temas relacionados con el uso de la lengua?

Con esta idea en mente, cada día desde 2012 distintas personas acuden a las redes sociales, a Twitter fundamentalmente, para lograr sonsacarle a la RAE distintas respuestas. Mientras que algunas dudas son legítimas, otras son evidentes bromas, como cuál es el uso correcto de caranchoa, cómo escribir improperios o conceptos de índole sexual tan extravagantes como infrecuentes y, por tanto, proclives a su mala escritura.

Pero esa misma RAE a la que la gente increpa buscando respuestas graciosas se encuentran invariablemente con el muro de la rigurosidad. No hay pregunta que no merezca una respuesta racional y meditada, que de verdad ayude a darle lustre a nuestro lenguaje evitando que la gente vaya por ahí empleando términos como cruising o pokémones de forma incorrecta.

Leer más en www.magnet.xataca.com.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: