Noticias del español

| | | |

| Agencia Efe

La RAE contribuirá a normalizar la lengua de signos

La Real Academia Española pondrá su experiencia a disposición de la Confederación Estatal de Personas Sordas para contribuir a la normalización de la lengua de signos española y procurará que el Diccionario refleje debidamente las palabras referidas a un colectivo que solo en España alcanza el millón de personas.

Las líneas generales de esta colaboración quedaron establecidas en un convenio firmado entre el director de la Academia, Víctor García de la Concha, y el presidente de la Confederación, Luis J. Cañón. 

Que la casa de la palabra, «la del signo verbal», según dijo García de la Concha, abra sus puertas a quienes se comunican mediante otra lengua, la de signos gestuales, fue calificado de acontecimiento histórico por Cañón.

El convenio significa también que la RAE se suma al reconocimiento de la lengua de signos, que es general entre los lingüistas, como pudo comprobarse en el manifiesto que recientemente suscribió un centenar de ellos, para pedir la declaración legal del idioma que utilizan los sordos, algo que ya sucede en países como Finlandia, Suecia, Estados Unidos, Canadá o Australia.

Los lingüistas creen que las lenguas de signos cumplen con todas las características formales del lenguaje humano y poseen gramáticas congruentes con las de las lenguas orales y, por tanto, no constituyen sistemas sustitutivos o alternativos de la lengua oral.

García de la Concha señaló que la experiencia que tiene la Academia en establecer los criterios con que se fija la norma o en ver qué papel juegan dentro de ella las variedades dialectales puede ser de utilidad, al establecer una norma unificada.

«Sería un objetivo importante que este esfuerzo de normalización de la lengua de signos española pudiera ser común en todo el ámbito hispanohablante», señaló el director de la RAE. Añadió que la Academia tendrá en cuenta las sugerencias de la organización de sordos para que el léxico referido a estas personas quede debidamente reflejado en el Diccionario.

Luis J. Cañón se mostró convencido de que la experiencia de la RAE ayudará a difundir la lengua de signos y afirmó que este convenio podría ser un punto de partida para «erradicar esa ignorancia universal que ha potenciado tópicos sobre las personas sordas y su lengua».

«En general, la sociedad no posee una imagen correcta y fiel de los sordos y es habitual que no sepan cómo nombrarnos, lo que nos ha situado en un limbo verbal», dijo el presidente de la organización de sordos, cuyos gestos pudieron entenderse gracias a una intérprete.

Cañón pidió que se desechen del vocabulario habitual términos como sordomudo, “un estigma con el que la sociedad nos ha definido y una palabra que no es correcta porque los sordos se comunican a través de la lengua de signos -que en España utilizan unas 400.000 personas- o de la lengua oral».

Sí es correcto, enfatizó, el término sordo, y no les ofende «porque es la realidad» y también defendió la existencia del verbo ‘signar’ porque es el adecuado para quienes se comunican mediante la lengua de signos española.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: