Noticias del español

| | | |

| Luis Miguel Largo
heraldodesoria.es, España
Miércoles, 15 de abril del 2009

LA QUINTA COLUMNA: EL PELO DE LA DEHESA

Estos días he aprovechado para salir de Soria, viajar, orearme, o como dicen algunos, para quitarme el pelo de la dehesa.


Siempre había pensado que esto de sacudirse de encima la pelusa de los árboles visitando otros lugares era muy soriano, muy nuestro. Pero resulta que la ignorancia es atrevida y sufrí una importante decepción cuando supe que es una expresión muy extendida por nuestro país, y lo que es peor, que es casi un insulto, es como llamarnos pueblerinos.

Decir de alguien que se le nota el pelo de la dehesa es que por mucho que se las dé de moderno, de urbanita, de progresista, se le sigue notando sus orígenes de pueblo, de campo, e incluso sus ideas ultramontanas. Hay gente que piensa que este «mal» se quita viajando, pero yo conozco mucho nacionalista que aunque se desplaza por el mundo, sigue siendo igual de rancio que aquel que no ha salido más allá del portal de su casa. El Diccionario de la Real Academia Española es más benigno con el significado y señala que, de forma figurada y familiar, son resabios que conservan las gentes rústicas.

Después de mucho reflexionar, bueno tampoco tanto, yo creo que es positivo tener un poco de pelo de la dehesa, y más si somos sorianos. ¿Por qué va a ser negativo que se nos note que somos de pueblo?, si lo somos y no hay nada malo en ello, es peor intentar disimular lo que eres, porque eso significaría que te avergüenzas de tus raíces, y en esta capital todos somos de pueblo y los que no, son de Soria, que viene a ser lo mismo.

Hay que comenzar a reivindicar con orgullo lo nuestro, sin caer en provincianismos ni en nacionalismos, manteniendo un equilibrio equidistante. Por qué va ser de paletos poner el artículo antes del nombre propio, si es algo muy nuestro, y si no fíjense en los catalanes, que lo tienen asimilado y nadie les dice nada. Por qué va a ser de paletos llevar boina, si es algo muy nuestro, y si no fíjense en los vascos, que no se la quitan ni para mear. Por qué va a ser de paletos saludar a un paisano en la China si somos tan pocos que nos da gusto vernos fuera, pero no dentro.

En definitiva, que he pensado montar un negocio, ahora que estamos en plena crisis, para poder darme el gustazo de llamarle El pelo de la dehesa y poner un cartel bien grande. Primero me había decidido por una agencia de viajes, pero he desechado la idea, ya que han proliferado en demasía en nuestra capital y la competencia está muy dura. Así que me voy a inclinar por una chorizoteca, oséase, una tienda-bar donde se puedan comprar y degustar todos los chorizos de la provincia. Chorizoteca «El pelo de la dehesa», y el que tenga ardores que no entre o se tome un almax.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: