Noticias del español

| |

| Alexis Márquez Rodríguez
Últimas Noticias (Venezuela)
Domingo, 14 de octubre del 2007

LA PALABRA: SIGÜÍ

Entre las palabras que han caído en desuso, y que deberían rescatarse, una


de las más expresivas es el adjetivo/sustantivo «sigüí», que califica, en el


más alto nivel de desprecio, al adulante, jalabolas o jalamecate de los


poderosos, sobre todo en el ámbito político.


Fue de uso frecuente en la primera mitad del siglo XX, y aun se empleó en el resto de ese siglo, pero cada día menos. Hoy es casi desconocido. Su aplicación tiene mayor propiedad bajo las dictaduras, y fue así sobre todo en la época de Juan Vicente Gómez, y un poco menos en la de Pérez Jiménez.

El «sigüí» no es sólo gente de escaso o ningún poder, que adulan al

poderoso en busca de recompensa. También es aplicable a funcionarios de

diversos niveles, aun entre los más altos, que parecen sentir especial

complacencia en mostrar su servilismo al gobernante.

Ignoro si se usa o se ha usado en otros países. No está en el DRAE, y como

venezolanismo lo registra el Diccionario de Americanismos de Marcos A.

Morínigo, definido como «Rufián». Sin embargo, el Diccionario del habla

actual de Venezuela, (R. Núñez y F. J. Pérez) lo da como 'Persona que se

esfuerza por agradar a alguien por conveniencia'. El Diccionario de

venezolanismos (M. J. Tejera et al) prefiere definirlo, más apropiadamente,

como 'Individuo que sigue a alguien importante adulándolo y en actitud

sometida y servil (Š)'.

En cuanto a su origen, lo desconozco.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: