Noticias del español

| | |

|

Alexis Márquez Rodríguez  

Últimas Noticias (Venezuela)

Domingo, 19 de agosto del 2012  

LA PALABRA: MISERABLE


Mucha gente no acepta que la lengua que hablamos es producto del uso  prolongado. La única manera de que una lengua no cambie con el tiempo y el uso es, precisamente, dejar de usarla. Pero mientras la usemos, será inevitable, porque es una necesidad, que la lengua cambie, al ritmo que cambia la vida.  


Esta, como muchas veces lo hemos visto, le presenta a las personas constantemente nuevas necesidades expresivas, y para hacerles frente a estas es inevitable que el lenguaje cotidiano se adapte a esas necesidades expresivas. Es muy común que una  palabra, al aparecer, tenga un significado específico, pero que con el tiempo y el uso esa palabra vaya adquiriendo otros significados, generalmente relacionados con el primero, pero no siempre.

Un buen ejemplo de este fenómeno es la palabra «miserable». El DRAE la define   como un adjetivo que significa 'Desdichado, infeliz. 2. Abatido, sin valor ni fuerza'. Como se ve, ambas definiciones se relacionan estrechamente con el vocablo «miseria», del cual aquel deriva. Pero luego el DRAE  agrega dos nuevas acepciones, que visiblemente se apartan de las primeras: '3. mezquino (que escatima en el gasto). 4. Perverso, abyecto,  canalla. (…)'.

El Diccionario de Autoridades, primera versión del DRAE, en su edición original, de 1734, define «miserable» como 'Desdichado, infeliz y desafortunado (…). Abatido, sin valor ni fuerza (…)'. Y agrega: 'Significa también avariento, escaso y  apocado (…)'. Como se ve, en ninguna parte aparece la acepción de «Perverso,  abyecto, canalla». Quiere decir que esta la adquirió más adelante, sin duda por el uso  que se fue generalizando y arraigando, hasta entrar al DRAE.

Tal como ocurre con frecuencia, es muy probable que esta acepción del vocablo «miserable» haya sido rechazada inicialmente, en especial por los llamados «puristas»,  opuestos siempre a todo cambio en la lengua, por ser una definición extraña a la definición original de la palabra. Pero de haber sido así, como siempre el uso terminó  por imponerse.

El DRAE registra también el adverbio «miserablemente», al que define como 'Desgraciada y lastimosamente, con desdicha e infelicidad. 2. Escasamente, con avaricia, poquedad y miseria'. Es extraño que no se incluya la expresión «Con perversión». 

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: