Noticias del español

| |

| Alexis Márquez Rodríguez
Domingo, 1 de febrero del 2009

LA PALABRA: GALIMATÍAS

Galimatías


«Galimatías» es una de esas palabras cuya morfología, curiosamente, las hace parecerse a lo que significan. Según el DRAE un galimatías es «1. m. coloq. Lenguaje oscuro por la impropiedad de la frase o por la confusión de las ideas. 2. m. coloq. Confusión, desorden, lío».

El Diccionario del español actual, de M. Seco, O. Andrés y G. Ramos precisa aún más la definición y da ejemplos: «galimatías. 1. Cosa incomprensible, especialmente por el modo confuso en que se expresa. Laforet: 'Me escribe una serie de galimatías (…) explicándome que el amor a Cristo es sacrificio y entrega total'. 2. Enredo o confusión. R. Frübeck: 'La idea de albergar en el mismo teatro la ópera y los conciertos daría lugar a un verdadero galimatías de fechas, y a un tremendo barullo en materia de preparación y ensayo'». Este diccionario, además, registra también el adjetivo «galomático», que no aparece en el DRAE: «galomático –ca: (raro) De(l) galimatías o que lo implica. Ava: 'Esta galimática situación en que se mezclan las peras con las manzanas, es un producto provocado y mantenido por los que pretenden enturbiar y retrasar la necesaria reforma universitaria'. J. Cueto: 'El nuevo truco comercial es la fascinación por lo inexplicable, el morbo de lo galomático, el atractivo de lo abstruso'».

«Galimatías» es palabra de género masculino invariable en número, es decir, se dice igual en singular y en plural.

En Venezuela usamos «galimatías» más que todo para referirnos a un lenguaje, oral o escrito, incomprensible, en el que suelen usarse palabras altisonantes que esconden, deliberadamente o no, lo que se quiere decir. Otras veces lo galimático surge del mal empleo de vocablos con un significado distinto del que realmente les corresponde. Unas veces el galimatías es intencional, con el propósito consciente de ocultar lo que se quiere decir o de dificultar su comprensión, pero otras veces surge espontáneamente, sin un fin determinado, generalmente por ignorancia de la lengua. En ambos casos el «galimatías» desemboca en lo cómico y lo grotesco.

«Galimatías» nos llega del Francés, y deriva de la expresión griega kata Mateaton, alusiva a lo enrevesado de la genealogía de Jesucristo dada por san Mateo en su Evangelio.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: